Página anterior Índice

Página siguiente

EL SEMINARIO INFORMA

CUATRO JORNADAS DE BIBLIOTECAS ESCOLARES

Si la soledad es un mal que aqueja cada vez más a esta sociedad nuestra del fin del milenio, si convenimos en esta afirmación, pongamos en un recipiente la dosis de aislamiento que a cada uno nos corresponde como media; añadámosle el vértigo ente lo desconocido, una buena ración de incomprensión, un buen chorro de desamparo, endulcemos la mezcla con un montón de ilusión... y cada cual cuatro o cinco ingredientes más al gusto. Bátase bien, pero bátase con cariño, porque lo que queda dentro del recipiente es un bibliotecario escolar.

Quizá haya algo de exageración en la receta, aunque no es probable, pero lo cierto es que en ella se resumen las razones que hace tres años impulsaron a un grupo de profesionales de la educación y de las bibliotecas a proponer la celebración de las Primeras Jornadas de Bibliotecas Escolares. Buscábamos un foro donde debatir sobre los asuntos que más nos interesaban concernientes a nuestra labor como bibliotecarios de nuestros centros educativos, buscábamos algunas respuestas... y, sobre todo queríamos confirmar que no estábamos solos, que este interés porque en nuestros colegios, para nuestros alumnos, para nosotros mismos, dispusiésemos de auténticas bibliotecas, era una aspiración más generalizada de lo que nuestra intuición nos decía.

Y ¡vaya si lo conseguimos! De las primeras Jornadas surgió el Seminario de Bibliotecas, en las Primeras Jornadas se mantuvieron interesantes debates, de las Primeras Jornadas se extrajeron, en fin, sustanciosas conclusiones que fueron leídas en presencia de los representantes de las distintas administraciones que formaban parte de la Mesa Redonda con la que concluyeron...Nuestras Primeras Jornadas.

A esta experiencia siguieron dos convocatorias más (Segundas y terceras Jornadas de Bibliotecas Escolares) y entre medias el trabajo silencioso y concienzudo del Seminario de Bibliotecas que, desde su fundación, ha tomado para sí la responsabilidad de elaborar cada una de las sucesivas ediciones de estas Jornadas anuales.

Como todo proceso de dinamización social tiene necesariamente que ir quemando etapas para emprender nuevos retos, para seguir avanzando, nuestras Jornadas de Bibliotecas no podían ser menos. Este fue el planteamiento que nos propusimos al empezar a trabajar en el diseño de las Cuartas Jornadas de Bibliotecas Escolares, y que motivó el giro dado a la convocatoria del presente curso que presentaba notables diferencias respecto a los años anteriores.

En primer lugar, el ámbito de la convocatoria. En lugar de dirigirnos al profesorado de Fuenlabrada, extendimos la invitación a toda la Zona Sur de la Comunidad Autónoma de Madrid.

En segundo lugar cambiamos la propuesta de los debates teóricos sobre asuntos generales por la exposición de un muestrario de experiencias prácticas de las que hablaremos más adelante.

Por último sustituimos la Mesa Redonda con las distintas Administraciones con la que solíamos clausurar nuestras Jornadas por un debate con representantes de las tres fuerzas parlamentarias que configuran el arco parlamentario de nuestra Comunidad.

En cuanto a la estructura de las sesiones de trabajo, encontramos varias razones que aconsejaban un giro en nuestra propuesta. Por un lado se constataba una gran dificultad por parte de numerosas personas para sostener los debates en el plano de lo general. Si tenemos en cuenta que la mayoría de los asistentes se encuentran urgidos por problemas concretos en su quehacer diario es fácil imaginar que el tratamiento teórico de determinados temas pase a un segundo plano de prioridades. Por otra parte la incorporación cada año de nuevos participantes motivaba que las conclusiones extraídas en las tres primeras ediciones se pareciesen extraordinariamente a pesar de que los temas propuestos eran distintos.

Por estas razones, entre otras, se propuso la celebración de las Cuartas Jornadas como un intercambio de experiencias. En relación con los principales aspectos de la Biblioteca Escolar se expusieron distintas propuestas prácticas cuyos principales puntos pasamos a enumerar.

 

  •  
  • La organización de la Biblioteca

Bajo el título: "Los niños en la biblioteca: descubriendo los procesos técnicos", las responsables de la biblioteca del colegio público Pablo Picasso, Luz González y Ana Mª López, presentaron la experiencia de cómo transformar un grupo de alumnos en bibliotecarios colaboradores. Partiendo de una motivación inicial, "el juego de búsqueda", convirtieron cada proceso del tratamiento del libro en un juego diferente hasta completar todo el trabajo técnico.

  •  
  • Promoción de la biblioteca

¡Comprométete! Una historia de compromisos fue brindada por las responsables del colegio público John Lennon, Adela Martín, Julia Hernández, Y Concepción Santos, donde todo el centro, profesores, alumnos y padres se han unido en un esfuerzo por convertir la biblioteca escolar en la biblioteca de todos y cada uno de los alumnos, de los padres, de los profesores; en definitiva en un recurso deseado, compartido y sobre todo utilizado por toda la comunidad educativa

  •  
  • Animación a la lectura

"La biblioteca de centro: un proyecto de animación a la lectura". Bajo este título, la responsable de la biblioteca escolar del colegio público Andrés Manjón Isabel Sastre propuso un modelo de biblioteca cuyos objetivos no son sólo el acercamiento de los niños a la literatura y su formación como lectores, como se ha venido entendiendo tradicionalmente, sino como un centro de recursos donde se puede encontrar información sobre los más diversos temas. Todo esto sin dejar que la animación a la lectura desaparezca de las bibliotecas escolares sobre todo ahora que el libro debe competir con otros soportes en apariencia más sugerentes.

La experiencia del CP. Andrés Manjón parte de la inquietud de los profesores por despertar en el alumnado el interés por la lectura

  •  
  • La Biblioteca un centro de recursos

Elena Yáguez del I.E.S. Las Musas de Madrid, expuso cómo hacer de la biblioteca un centro de recursos dinamizador y motor de múltiples actividades: de investigación (estudios monográficos, búsqueda de información), de creación (revistas, periódicos, boletines...), de difusión cultural y de información (tablones de anuncios, semanas del libro) y de formación (talleres de biblioteconomía).

  •  
  • Los recursos multimedia en la biblioteca escolar

Julio López, responsable de la Biblioteca del C.P. Cervantes, nos introdujo en el mundo de las nuevas tecnologías, intentando dar algunas respuestas a los interrogantes que estos nuevos medios plantean:

  1.  
  2. Qué son y por qué incorporarlos a la biblioteca escolar.
  3.  
  4. Qué necesitamos para poderlos utilizar. Materiales imprescindibles y optativos.
  5.  
  6. Posibilidades que ofrecen:
  • - Informatización y gestión de fondos. ABIES

    - Información e investigación. Enciclopedias Multimedia.

    - Animación a la lectura. CD-ROM interactivos.

    - Creación Literaria. Talleres de cuentos

  • 4. Internet como recurso:

    •  
    • Correo electrónico
    •  
    • Páginas Web
    •  
    • News, Chats y otras
    •  
    • Cooperación Biblioteca Escolar - Biblioteca Pública

    Bajo el lema de la universalidad la bibliotecaria del C.P. Sto Domingo de Humanes de Madrid, Ana Mª López y la bibliotecaria de esta misma localidad, Misericordia Godino, expusieron una línea de trabajo conjunto encaminada a hacer de la Biblioteca un espacio instructivo donde los escolares se sintiesen motivados y se preparasen para el mundo de la información, cualquiera que fuese el lugar donde se encontrase la Biblioteca.

    Otra novedad en estas jornadas fue la sustitución del coloquio tradicional con representantes de las Administraciones central, autonómica y local, por una mesa redonda con los partidos políticos y sindicatos. Acudieron a esta convocatoria D. Esteban Parro (Partido Popular), presidente de la Comisión de Educación de la Asamblea de Madrid, Antonio Chazarra (PSOE) y Antonio Marín (IU) portavoces de sus respectivas formaciones en la mencionada comisión, _________________ representando a CCOO y Federico Sierra por parte del sindicato de enseñanza ANPE.

    La inminencia de las elecciones en nuestra Comunidad Autónoma y del traspaso de competencias en materia educativa, parecía un buen panorama para sondear cuales eran las expectativas de los partidos políticos y cual era el grado de conocimiento de la problemática de las Bibliotecas Escolares. El debate se movió por lo general en terreno de la ambigüedad, aunque surgieron algunos compromisos interesantes. Quizá lo más destacable fuera la celebración en el año próximo de unas Jornadas Regionales sobre Bibliotecas Escolares, propuesta esta que fue secundada por todos los intervinientes en la Mesa Redonda, y que nosotros por nuestra parte intentaremos que no caiga, como tantas otras en el pozo del olvido.

    Como todos los años, a la celebración de las jornadas sucede la convocatoria del Seminario de Bibliotecas para el presente curso. En esta ocasión también el Seminario de Bibliotecas presenta nuevas propuestas. Si bien el Seminario va a continuar con sus objetivos y con los programas que ya venía desarrollando con carácter local, queremos ahora dar un paso más. Por esta razón hemos tomado la decisión de fundar la Asociación para las Bibliotecas Escolares de la Comunidad de Madrid. Se ofrece esta asociación como un vehículo para la discusión para la búsqueda de soluciones y, en la medida de nuestras posibilidades, como un instrumento más para hacer llegar a donde corresponda el clamor de quienes pensamos que este problema tantas veces pospuesto no puede esperar un día más sin solución.

    Desde estas páginas os invitamos a formar parte de este colectivo, invitamos a quienes en otras Comunidades quieran seguir el ejemplo a que propongan en sus respectivos ámbitos agrupaciones similares, y a quienes ya hayan dado este paso a que unamos nuestras voces, porque definitivamente sólo cuando se entienda que esta reivindicación es la voz de la mayoría será imposible cerrar los ojos a lo evidente.

     

     

    SEMINARIO DE BIBLIOTECAS DE FUENLABRADA