1 de Enero: Los quintos empezaban el año colocando una "escarapela" en su boina, así, elegantemente vestidos adoraban al Niño Jesús en la Misa de ese día.

2 de Febrero: ( Las Candelas) Se realizaba la "corrida del gallo" . De nuevo los quintos son tos protagonistas de esta tradición, corrían tres gallos montados en burros. Al final se subastaban las tres crestas.

Diana: El lunes de carnaval, los mozos acompañados de orquesta, iban por las casa de las mozas, tocaban y danzaban con ella en la puerta de su casa. Si había varias mozas en casas contiguas se preparaban verdaderos bailes. Terminada la diana los mozos recogían lo que les dieran, huevos, longanizas, etc.

Mayo: Árbol grande y alto al que se le quitan todas las ramas, y se dejaba adornada la copa. se colocaba en la plaza del pueblo el día 3 de mayo y se quitaba el 14 de septiembre.

24 de Junio: (S. Juan) La Hermandad de labradores convocaba a los hombres del pueblo para arreglar los caminos, una vez terminada la tarea, se reunían todos los que habían estado trabajando y se les daba "la tarra" que consistía en vino y cacahuetes. Esta tradición de la tarra se realizaba en todas las tareas que se realizaban en conjunto para la mejora de los espacios comunes.

20 de Agosto: Se realizaba la Romería de San Bernardo. Todos los pueblos de alrededor, se reunían en el Coto de San Bernardo para celebrar la Romería mas célebre de la zona. Algunos iban desde por la mañana, con su comida preparada, pero la mayor concentración de gente llegaba por la tarde. Las familias en corros y sentadas en las praderas, merendaban, bebían y cantaban. A la caída de la tarde se organizaba un gran baile para regocijo de grandes y pequeños. Como es natural en todas estás fiestas los jefes eran los quintos, ellos marcaban los ritmos de diversión y en algunos momentos las peleas.

1 de Noviembre: Tradicionalmente se pagaban las Misas que el sacerdote rezaba por los difuntos, con panes llamados "bodigos". El día 1 de Noviembre los monaguillos recogían tal cantidad de bodigos que, después de Misa, eran repartidos entre los niños del pueblo. Yo recuerdo que la mayor alegría que podíamos tener era que nos tocara un trozo de pan reciente, entonces lo normal era que en las casas se comiera el pan asentado (de uno o varios días).

Nublados: Existe una campana en la iglesia de Santa Marina que según la tradición espantaba los nublados y convertía los granizos en agua. Cuando había tormenta se tocaba la campana. Es una campana muy grande que tiene esta inscripción:
María me llamo,
100 arrobas peso,
si no me quieres creer,
cógeme a peso.

Media Cántara: Cuando los chicos cumplían 16 años, se les consideraba "mocetes" y los mozos viejos iban a cobrar al padre la media cántara de vino, desde este momento ya entraban a formar parte del grupo de los mozos y tenían que aportar su parte de gastos en las celebraciones que realizaban.

Las Bodas: Eran verdaderas fiestas que duraban tres días. Aunque las celebraciones empezaban antes del casamiento.
La novia celebraba la enhorabuena con los mozos del pueblo, el día de la segunda amonestación. Invitaba a todos a pastas y una copita de anís.
Cuando el novio era forastero tenía que pagar "la botifuera", una merienda para todos los mozos del pueblo.
Las bodas duraban viernes, sábado y domingo: El viernes por la tarde los mozos iban a las casas de las mozas que estaban invitadas a la boda a tomar pastas. Se tiraban "cuetes" y había baile por la noche.
El sábado era la boda y todo el día estaban de celebración.
El domingo era cuando a los novios les uncía y se les hacía arar, se les ataba a los palones del carro, se les ataba a un burro... etc. Por la mañana había chocolate y baile y después de la comida terminaba la boda.
 

Rogativas: Procesiones que se realizaban hasta lugares apartados del pueblo para pedir por las buenas cosechas, para que acabara una sequía, o para que cesaran las lluvias persistentes. Solían realizarse durante tres días, los anteriores al jueves de la Ascensión.

Bendición de campos: El sacerdote acompañado por el pueblo recorría los campos sembrados, pidiendo una buena cosecha para ese año.