Pueblo de la provincia de Segovia, perteneciente al partido judicial de Sepúlveda. Está situado a 830 metros de altura sobre el valle del río Duratón, con una población de 967 habitantes y una extensión de 83,2 Km.

Su tierra es un páramo calcáreo en el que los ríos abren cauces muy amplios.

La mejor panorámica puede observarse si se llega a él por la carretera de Fuentidueña. Veremos el pueblo en la ladera de una pequeña montaña coronada por las ruinas de la ermita románica de San Miguel de la cual sólo queda el ábside en deplorable estado, las bodegas que nos hablan de un tiempo en que la cosecha de vino era importante, y el verde de las pobedas que surcan el río Sacramenia.