Osca: Consistía en arrimar monedas a la pared o a una línea hecha en el suelo para ver quien la dejaba más cerca. Los mayores apostaban dinero, los niños alfileres de los acericos, canicas, pipos de albaricoques, etc.
 

 
Cintillo: Juego de los quintos que se realizaba durante los bailes. Un quinto se quitaba el cinto y mandaba a los demás lo que tenían que hacer, las posturas que debían adoptar: "un culín", "un tripín", etc., al que no obedeciera le pegaba fuerte con el cinto. Un juego algo bestia ¿no?.
 

Bote, Maya y Tres novillos en el mar: Son variedades del juego del escondite, los límites para esconderse eran zonas del pueblo, cada uno de ellos tenía su particularidad.
 

Vísula: ( Gallinita ciega) Buscar y reconocer a los escondidos con los ojos tapados.
 
Zorro, pico, zaino y Osomuda: Variedades de los juegos en los que se va saltando por encima de otros que están agachados.
 

Pichi canela: Clavar palos puntiagudos en terrenos blandos. Consistía en clavar el propio a la vez que se derriba el del contrario.
 

Tabas: Juego que se realizaba con los huesos de la pierna de los corderos y una pita ( un guijarro y más modernamente una canica).
 

Alfileres: Consistía en enterrar alfileres en un montón de tierra, que había que desenterrar lanzando piedras. Ganaba el que más alfileres descubría.

Pelota a mano: Se jugaba en el frontón del "concejo", especie de plaza que hay al lado del ayuntamiento y la iglesia. La pelota era fabricada artesanalmente y se golpeaba con la mano. Se solía jugar por parejas y al mozo que perdía se decía que le habían "sobao el cordobán".

Aro: Rodar un aro procedente de las cubas o los calderos, si era de metal , o de los covanillos si era de madera. Se ayudaban con una guía.

Himbo: Empujar a la patacoja un trozo de teja (Tanga) sobre unos dibujos realizados en el suelo.