Las bodegas estás situadas en la cuesta de S. Martín, algunas han sido transformadas en mesones, pero su gran mayoría conserva una apariencia rústica.
Existe gran número de ellas repartidas por toda la ladera, lo que hace pensar en la gran cosecha de vino que había en otros tiempos.