Paisaje y Naturaleza en La Mata de Curueño (León)

La Mata de Curueño (León) >
Situación I Historia I Gentes I Cultura I Tradiciones I Boletín I Fotos I Fiestas I Turismo I Paisaje Enlaces I

               Paisaje y Naturaleza > Comarcas I Flora I Fauna I Rutas  |


COMARCAS

    De las once comarca en que se divide a la provincia de León para su estudio, LA MATA DE CURUEÑO  se encuentra en la comarca de La Montaña, aunque en el límite con la comarca de Tierras de León. Por tanto, las características geográficas son más propias, en muchos casos, de este último territorio que de la citada comarca de La Montaña.

    El pueblo, que está a una altitud de 945 metros sobre el nivel del mar,  se inscribe en la zona central del llamado valle del Curueño, limitando al norte con Pardesivil; al sur con Santa Colomba de Curueño; al este con los montes de Boñar y al oeste con los montes de Pardave. Forma parte de la zona media del Curueño-Porma donde existen materiales terciarios recubiertos por mantos de conglomerados silíceos denominados rañas, y escalonadamente por materiales fluviales de terraza en llanura de inundación, mediante la erosión y los depósitos fluviales originado por el río Curueño, que corta perpendicularmente la montaña en dirección N-S. Sus suelos recientes han sido desarrollados sobre limos y arcillas de inundaciones asentadas sobre el cauce del río, lo que ha constituido la zona agrícola productiva.

    El tipo se suelo se considera "supramediterráneo superior" y la temperatura media anual es de 8,6 grados, con fuertes heladas en invierno y temperaturas cercanas a los 40ºC en verano. La pluviometría es de carácter "subhúmedo medio", entre 736 y 865 mm.

flecha.gif (1430 bytes)


FLORA

    La situación de La Mata de Curueño,  enclavada en el valle del río Curueño, en las estribaciones de la Cordillera Cantábrica, su altitud elevada, cercana a  los 1.000 metros,  una climatología dura, con largos y fríos inviernos y un verano corto y fresco, una pluviosidad elevada y unos suelos con escasa cubierta vegetal, son las condiciones que determinan la existencia de una vegetación  variada.

    La vegetación predominante en los montes cercanos al  pueblo es de monte bajo, con prados y  pastos naturales, bien conocidos por quienes llevaban el ganado antaño, junto con robledales y pinares, brezales y piornales, arbustos que crecen por doquier; conforme nos alejamos y aumenta la altitud la vegetación se hace más densa y cerrada.  Buena parte de las laderas montañosas están salpicadas de matas de roble, alternándose en ocasiones con encinas y otras especies, como hayas, abedules, sabinas, enebros, tejos. Estos robledales se utilizan como leña para atizar las cocinas en los duros inviernos. Otra  especie dominante es el  pino, con grandes pinares de repoblación en los montes cercanos., sólo algunos de pequeño tamaño por encima del pueblo. Por tanto, la vegetación característica es la denominada "pinar de repoblación" y la propia de "melojar y brezal", junto a las  zonas  de robledales que es la planta leñosa representativa de esta zona, por lo que crecen, asimismo, escobas, urces y piornos que resisten la dureza del clima.

    En los  montes aparecen los pastos naturales, bien conocidos por quienes llevaban el ganado antaño, junto con robledales y pinares, brezales y piornales y ya en el valle, junto al río, abundan chopos, álamos y paleras, además de los pagos de tierras de cultivo: sobre todo pastizal y cereal.

    La distribución de la tierra del municipio de Santa Colomba puede dar una idea de la propia de La Mata: 47% de terreno forestal (la mayor parte de monte abierto con alguna superficie de erial y terrenos improductivos), 33% de prados y pastizales y 10% de tierras de cultivo, siendo el resto de lo denominado otras superficies.

    En verano se recoge el Té de Peña, Poleo, Manzanilla, Cerezas, Andrinos, Arándanos y Brunos. En otoño las setas de la temporada y se recolecta la fruta de los huertos: manzanas, peras y si hubo suerte con la climatología se pueden recoger nueces   y también avellanas.

flecha.gif (1430 bytes)


FAUNA

    La abundante vegetación, las condiciones climatológicas, geológicas, atmosféricas... y la escasa actividad agrícola y ganadera conforman la existencia de un hábitat especial que favorece la presencia de numerosas especies animales.

    En sus montes y, a veces, también en el "vago", junto al río se pueden ver   jabalíes, corzos, zorros (llamados en la zona raposos), garduñas, comadrejas, tejones, nutrias, gatos monteses y de vez en cuando se hace notar la presencia de lobos. Señalar también el desmán de los Pirineos, descubrimiento que no viene en las guías de naturaleza. En el grupo de aves se pueden ver: águilas ratoneras y culebreras,  milanos, gavilanes, azores, abubillas, cernícalos, cuervos, mochuelos, búhos, lechuzas, pájaros carpinteros, urracas, perdices, codornices, tordos, mirlos, pitos reales, arrendajos,  vencejos,  ruiseñores y cárabos (llamados en la zona "cabras locas" por sus cantos nocturnos). Quizás las aves más representativas son las cigüeñas, con la presencia de varias parejas y sus retoños en el verano y las inquietas golondrinas. Señalar también la presencia de algunas garzas. Entre los reptiles están víboras, culebras, lagartijas y  lagartos.  Entre los anfibios: salamandras, ranas y sapos. En peces destacan las hermosas y sabrosas truchas del río Curueño.


La Mata de Curueño (León) >
Situación I Historia I Gentes I Cultura I Tradiciones I Boletín I Fotos I Fiestas I Turismo I Paisaje Enlaces I

               Paisaje y Naturaleza > Comarcas I Flora I Fauna I Rutas  |