La Mata de Curueño (León) >
Situación I Historia I Gentes I Cultura I Tradiciones I Boletín I Fotos I Fiestas I Turismo I Paisaje Enlaces I

                  Diccionario lugareño (353637,   38,   3940,   41  42 y final)

Plácido Fernández García

M                                        DICCIONARIO LUGAREÑO (35)

Mamón. Además de la persona o animal que mama mucho y de usarlo a veces como insulto, nos queremos referir aquí a  los brotes que salen desde el suelo de algunas plantas como la vid, el chopo, el rosal etc.

Mandar. Se usaba, en general, como sinónimo de pedir precio o de ofrecer un precio. Sobre todo en las ferias de ganado. También utilizado en el sentido de emplear o dar tarea.

Manquera. Derivado de mancar (ya reseñado). Es la dolencia que padece el que se ha mancado. Usado de manera general para referirse sobre todo a los traumatismos. "Me ha quedado una manquera que no se me quita después del golpe del otro día".

Masadura. El conjunto de harina que se amasaba de una sola vez en la masera.

Mayo. Árbol alto que, cortado, se plantaba artificialmente durante el mes de mayo; en él se hacían competiciones de gatear hasta arriba y ganar algún premio atado a la punta. Regalo a los misacantanos por parte del pueblo que consistía en un chopo más alto y mondado. Se aplica a los adolescentes cuando crecen mucho:"está hecho un mayo" (alto de estatura).

 Mazada. Conjunto de leche mazada (golpeada) hasta sacar la mantequilla. Esta acción se hacía en un recipiente muy peculiar llamada mazona, recipiente de hoja de lata circular y acabado en punta por los dos extremos. Se agitaba rítmicamente para un lado y otro, sosteniéndolo en las piernas.

Mazorga. Usado también por mazorca, como producto del maíz. Y se usaba, asimismo, para designar la cantidad de lana que se tenía en el huso, cuando se hilaba. 

Melecina. Bonita deformación por el uso de la palabra castellana medicina. 

Mielgo. Gemelos, mellizos. Hubo en el pueblo unos jóvenes mellizos que llamábamos los Mielgos. Los iguales. Mieldar es igualar (Del latín gemellicare).

Mollete. (De mollis=blando, suave). Pan más pequeño que la hogaza. Se ofrecía un mollete con el pan partido de la caridad. Donativo al sacerdote. 

Mor. Causa, motivo, culpa. "Por mor de la fiesta llegué tarde..."

Morriñoso. Se aplica tanto a las personas como a los animales. Más a éstos: estar morriñoso es estar apagado, alicaído y, también, flaco. En algunos sitios también se dice morridoso. 

Moruca. Así llamamos a las lombrices de tierra. "Hay que ir a buscar morucas para pescar". 

Morugo. Sinónimo de huraño, esquivo, cazurro, arisco. Y se aplica tanto a personas como a animales. De ahí, la locución amorugarse como "encerrarse en sí mismo".

Mote. En el juego de bolos, lugar de la caída de la bola contra el suelo (como bote). Caerse desde lo alto. "Deja a mote la bola en el castro" es como  dejarla seca, no marcharse fuera de la bolera. 

Muezca. Muesca. Hendidura, raja. Señal hecha al ganado para distinguirlo. Y también algunos la refieren a la espiral de la parte superior del huso. 

Murar. Acción de espera del gato para cazar ratones. Acechar. Estarse quieto sin moverse. En general, acción del gato para cazar: "Este gato mura muy bien". 

Murciégalo. Simpáticas expresiones deformadas. De murciélago (mus caecus).

En los números 62 y 63, verano y otoño de 1996, se publicaron las palabras:
Machón, machuca, madreña, magüeto, majar, malandrín-malandrán, mancarse, mancera, maniego, mano, manro, manta, maña, marallo, marrón, masera, matraca, mazas, mediana, medrado, mesar, miagar, miche-michi, milano, mis-misín, molledo, mondilla, morrillo, morro, moscar, mostalilla, motril, muela, mullir, murga.  


N                                                     DICCIONARIO LUGAREÑO (36)

Na. Utilizado en vez de por nada (Del latín res nata)

Naguar, enaguar. (Del latín Inaquare). Echar agua en exceso. Encharcar. Entre nosotros se aplica al riego de una finca "a manta", es decir, dejando que el agua en exceso quedara remansada . "Ha entrado el agua en la tierra y ha quedado enaguada."

Necio. (De nescius).  Ignorante o falto de razón. Pero entre nosotros se emplea más como la persona porfiada y terca, que insiste siempre en lo mismo Y sobre todo lo más típico es que se aplica a los animales. "Mira que las ovejas son necias cuando se empeñan en pasar por donde no pueden...." 

Nevusquear, nevuscar. (De Nix, nivis). Se dice expresamente cuando comienza a nevar y los copos son pequeños o es  medio nieve, medio agua. "Se escapan las jalispas y está empezando a nevuscar". La nieve siempre nos adelantaba la Navidad en el pueblo, el recogimiento en la cocina y las labores de la matanza. Ahora ni siquiera nevusquea.... tanto como antes. 

Nialar. (Derivado de nial y de nido). Dedicarse a hacer el nido, a poner los huevos y a empollarlos. Era la tarea de las aves en la primavera. 

Nialarzo. Época o tiempo de hacer nidos. Expresiones como "Marzo, nialarzo; Abril , hueveril; Mayo, pajarayo" eran comunes entre nosotros.

Nialero. (Derivado de nial,  nido). Huevo que se coloca en el nido para que las gallinas pongan, como de reclamo. Suele estar vacío, huero. En otros lugares se emplea también niadero.

Nogaleda. Lugar donde hay muchos nogales juntos. No se emplea mucho en nuestra zona. Se habla más bien de "las nogales": en el pueblo hay una plazuela así denominada.

Nortear. Querer olerlo todo o bien disimular las intenciones, para que no se sepa lo que quiere: "Este no se sabe pa onde nortea..."                                                         

O

Ondequiera. Derivación popular del adverbio "dondequiera" igual que onde deriva de donde. Se presta más fácilmente, en cualquier frase, a la ligazón con otras letras de la palabra anterior

Ospar. No he encontrado en ningún libro de hablas regionales este verbo que utilizamos. Significa ir "echando tinta", sin mirar atrás, huir de manera vertiginosa. "Iba que ospaba". Y si además de aceleramiento se le une algún refunfuño en la marcha, queda mejor definido. Un verbo muy bonito.

Orejón. Los orejones son las piezas laterales del arado de madera (romano) que ayuda a que la tierra se separa más, se haga mejor surco. En forma de palos redondos o de tablas también. En algunos lugares se  les llama orejeras.

Orco. Se dice de la ristra engarzada de cebollas para colgar. Se trenza con las mismas cebollas. La formada por ajos se llama ristra.


P                                                DICCIONARIO LUGAREÑO (37)

Pajarayo. Mayo pajarayo, según el dicho que aplica el nacimiento de los pájaros en este mes:  Marzo nialarzo, Abril hueveril y Mayo pajarayo.

Pajarina. (De Ntra.  Señora). Pájaro gris con ribetes blancos y negros. Suele andar en los cauces de agua. Y cerca del hocico de las vacas. En otros sitios se les denomina también  Pajarina de Dios, Pajarina de San Antón, pájaro aguzanieves.

Palancanero. Mueble de madera donde se coloca la palangana. (Palanganero).  

Palero.  Variedad de sauce. Tronco al que se le han podado las mimbres o vilortas. En algunos sitios se aplica a la chopa podada.

Palitroque. Trozo de palo; palo pequeño y retorcido. Trozo

Palpar. Pegar. Utilización en forma irónica de una paliza que no es precisamente un palpar muy suave. "Le palpó bien palpado".

Pánfilo. Palabra muy curiosa. Se le llama a una persona para expresarle nuestra sensación de lo tonto, lelo, idiota o poco razonable que es. Y a veces se transfiere a los mismos animales. “¡Ay, pánfilo, te han engañado y no te has enterado!”. El D.R.A.E. señala la palabra derivada del griego "pánfilos" como bondadoso, pausado, flojo. De ahí quizá la derivación, por aquello de pasar de bueno a tonto...

Panocha. Panoya o panolla, panoja,  mazorca.

Papón. Puede significar tragón. Pero también el coco para asustar a los niños. Y se llama a los cofrades de semana Santa que desfilan tapados con el capirucho " los papones"         

Pegamanos. Planta que tiene unas semillas como bolitas erizadas que se pegan a la lana y al pelo. Y que fue objeto de muchas batallas en nuestra niñez.

Pegarata, Pegarato. (En latín pica-ae; en castellano, peca). Entre nosotros se le llama a sí a la urraca, ave negra y blanca, que se le considera muy inteligente y dañina. Los pollos de cría serían los pegaratos.

Pella. Saliente inferior de la madreña a modo de tacón, donde se entroncan los tarucos de madera o se clavan las gomas.

Peón. Palo vertical que lleva el carro, uno adelante en la vara para que pueda quedar recto cuando la yunta no esta enganchada; y otro atrás para que no se regañe.

Picón. Trozo de tierra que quedaba arrinconada  formando un pico y que normalmente se quedaba sin labrar. También se llama al carbón vegetal y en algunos lugares se denomina a un bollo relleno de carne.

Preganzas o Pregancias. (Del latín plicare= doblar). Son como argollas engarzadas en forma de cadena que pendían del techo y en su extremo inferior sostenían, sobre el fuego del hogar en el centro de la habitación, el pote o puchero. Se denominan así en varias zonas de León y aún quedan algunos ejemplares como recuerdo de una forma de vivir.

Prueba. La “prueba”  no era probar cualquier cosa, se definía ya como un caso único. Se llevaba la prueba del cerdo a los vecinos como modo de compartir la bendición de la matanza. La prueba incluía algo de carne, de picadillo etc.

Puelme. Se dice de la tierra cuando esta esponjosa, y suelta, no apelmazada. Generalmente, quedaba así después de arada y rearada.

En los números 65 y 66, primavera y verano de 1997, aparecieron las siguientes palabras:
Pajareta; Palera; Palo de los Pobres; Pasaderas; Panadera; Panera; Panete; Pangüazo; Panolla; Papo; Pardalina; Partida; Parva; Patatera; Pelele; Pelona; Pelliza; Pendón; y en el nº 20  (Boletín nº 66): Penillo; Pericón; Perillán; Perniquebrado; Peto; Picias; Picorota; Pinar; Pindio; Pinganillos; Pingos; Pocillo; Portillera; Potro; Pozal; Plumos; Presa; Prestar


R                                        DICCIONARIO LUGAREÑO (38)

 Rabiar. De aplicarse a humanos y animales en el sentido de estar encolerizados, rabiosos, deriva en algunas zonas a la denominación de frutos que se han pasado, estropeado, aneblado etc. Especialmente a las leguminosas y de manera especial a los garbanzos. Se han rabiado = aneblado; se ponen amarillos y se secan.

Ralo. ( Del latín rarus). Estar separados los componentes de una cosa. Aplicado especialmente a los frutos del campo. "Sembré las patatas y nacieron muy ralas".

Ralladera. (Del lat. radere = raer ). Pala  o espátula de hierro empleada para recoger restos de masa. Limpiar la masera. Entre nosotros es más común la más grande en forma de azada para limpiar las cuadras. Venía bien para limpiar o arrallar el barro de las calles cuando había llovido mucho.           

Razón. (Del lat. Ratio, -nis) El diccionario de la Real Academia trae una larga lista de significados referida al entendimiento, al arte de discurrir etc. Entre esa larga lista, casi al final, señala un uso que le damos con frecuencia en nuestro hablar. Es dar noticia: informar de un asunto. Cuando uno le encarga algo a otra persona después le pregunta: "¿Le has dado la razón que te encargué?"

 Rebragarse. Reblagar. (Procedencia  quizá celta, de re-braga). Ponerse a horcajadas con las piernas abiertas....Abrir mucho las piernas. Ir a horcajadas en una caballería. Había que rebragarse bien para hacer los "puertos" en las acequias, o presas. En zonas de la provincia se emplean distintas variaciones de la palabra.

 Reblincar. (De rebellicare ). El DRAE cita Rebrincar. En la zona norte influenciados por el denominado dialecto "Bable" se emplea Reblincar. Dar saltos reiterados con alborozo y alegría. No tanta alegría ponía el pastor cuando reblincaban los animales y se escapaban...

Regañar y arregañar. Acción de echar o caerse el carro para atrás con la vara hacia arriba, debido al mayor peso acumulado en la parte trasera. Sucedía algunas veces. Otras se provocaba para poder quitar la hierba o el trébol por la parte de atrás con mayor facilidad.

 Repantigarse. Respanchingarse. (De re y pantex, icis= panza). Ponerse cómodo, estirarse y echarse en un sofá con las piernas sueltas.etc. Hay muchas variaciones de la palabra, según las zonas

 Requejada. (De re  capsa = caja). Nombre que se da a un lugar concreto de nuestro monte: un valle que nace en el valle de Roseco. Parece que puede significar también como lugar resguardado, escondido, rinconada

 Rescozor. Rescocer. Dolor de una herida cuando se le echa alcohol o por otros motivos. Figuradamente, dolor o sentimiento de rabia por alguna afrenta.

Retafila. (Por Retahíla). Serie de cosas o palabras que se suceden o se mencionan. Hilera.

Rezungón. Deformación o derivación de rezongar. Se decía de quien se enfadaba por algo y lo manifestaba  refunfuñando o protestando por aquello que se le mandaba hacer.

Riestra. Ristra. Aplicado a la cadena o trenza de ajos que forman una especie de corona.

Risco. Peñasco escarpado y de difícil acceso. Se denominan a las laderas del monte del Este que cobija al río Curueño.

Romanizarse. Remanizarse.  Surgir, salir a la superficie el agua: Por efecto de las topineras y ratones el agua se pasa de un lado a otro más lejos. Se emplea entre nosotros la palabra remanecer, volver a manar, quizá por deformación con respecto a otras comarcas en donde se emplea romanecer o romanizar, lo cual no tiene nada que ver con la cultura romana.

  En los números 68 y 69, navidad de 1997 y primavera de 1998 se reseñaron las siguientes palabras: Rabistrajos, rachos, raposo, rasera, raso, rebojo, rebollar, rebullir, reburdiar, rebusco, recentadero, rejaque, relente, relvas, relleno, renagüé, resbalete, rescolgarse, respingar, respective, respingón, respingar, resquebradas, restrafila, restrallete, retestera, retorzón, revenido, revés, rezungar, reviello, rimero, ripia, rober, Rodera (La), rodilla, rodón, rosnar, rueldo, rusma.


S                                   DICCIONARIO LUGAREÑO (39)

Sabuco y Jabugo. Arbusto: saúco. Recibe distintas denominaciones según las zonas.

Salación. Por salazón. Se alude con este término a la acción de salar la matanza; tiempo de salación, de tomar sal. En algunos lugares se toma como exhalación o descarga eléctrica.

Sanguinaria. Planta medicinal de color blanco. Abunda en La Mata. Tiene propiedades astringentes.

Sapada. (Proviene de sapo). Caer estrepitosamente de bruces y quedar como un sapo: "Me pegué una sapada al cruzar la presa..."

Secaño. Sed, falta de saliva. Sequedad continua de la boca con la sensación continua de sed: "Hoy es un día horrible, todo el día he tenido un secaño enorme."

Sarda. Tejido de mimbre o de hierbajos que servía para hacer cestos, especialmente para colocar sobre los burros.

Serrote. Serrón, serrucho de mano. La sierra grande o tronzador se empleaba entre dos. El serrote ponía a prueba la resistencia de uno sólo.

Sestiar. De siesta. Echar la siesta, sestear. Más empleado para el descanso de mediodía del rebaño en el monte: "Es la hora de sestiar el ganado".

Sestiadero. Lugar apropiado para sestiar. Lugares propios en el monte en la zona de umbría, los cuales se llamaban sestiaderos. En la cota de Perales se pasaba bien la siesta y existe una zona denominada El Sesteadero, donde aterrizan los helicópteros forestales.

Sirga. Vaca que tenía alguna mancha blanca por la barriga. Cuando en algún estable se disponía de tal animal se le conocía por "sirga".

Soba. Darse una buena paliza trabajando: "Darse una soba"; " menuda soba nos dimos". Es común a muchas zonas.

Sobear. Acción de atar el carro al yugo con el sobeo, que consistían en correas. Tenía su arte y su maña y no podía quedar de cualquier manera so pena de pagar caro el desatino, como entornando.

Sobiyuelo. Correa menos fuerte que el sobeo.

Sopresa. Supresa. Lugar geográfico del pueblo, zona de fincas existentes entre el camino de La Cañada y el río.

Sogayo. Soga ya estropeada y de deshecho. "Buscame un soyago que esté por ahí".

Sumir. Sumirse. (Del latín sumere = tomar). Se dice de los líquidos que desaparecen por filtración: "Toda el agua embalsada se sumió en un instante".

En los números 70 y 71, verano y otoño de 1998, se reseñaron las siguientes palabras:
Sabariegos, sajar, salera, saltipajo, sanmiguel, saque, sarro, sascudir, sazón. Sebe, serda, serna, serón, servendo, sestiar. Sillero, sierro. Sobeo, sobaquillo, sofoquina, solana, solera, sonseñar, soplamocos, sorbo, sortijar, sorrascar, sorrollar, soto. Suertes, surniar, surtir.


                                            DICCIONARIO LUGAREÑO (40)

Talega. Cesto grande de forma cónica. De ahí "Echar cosas a la talega". Pero de manera comparativa, "echarse una buena copa a la talega", es darse un buen lingotazo de orujo, por ejemplo.

Talludo. Se aplica a la planta que echa muchos tallos y al muchacho que ha crecido mucho. Pero entre nosotros tiene una connotación de estar ya durito, pasado ya de tierno; que no se come fácilmente y hay que darle más de un hervor.

Tañer. Arrear a los animales para conducir el carro. "Tañe bien que hay que ir con cuidado".

Tarna. Lugar (puerto) de la cordillera entre Asturias y León . El pueblo es asturiano. De esa zona procedían las famosas madreñas de Tarna, de forma característica y muy apreciadas.

Taruquera. Se decía de las madreñas que tenían tarucos de madera. Son las que se usaban más en el pueblo.

Terrecer. (Del latín terrescere). Aunque el sentido más corriente es de tener miedo, aterrar, entre nosotros se emplea en el sentido de "dar pereza" ante algo que hemos de hacer. "No sabes cómo me terrece el tener que salir de casa... o tener que ir a segar...". A veces se utiliza "aterrecer".

Tiez. Parte carnosa, como tela o filamento, que al desollar un animal se encuentra entre la piel y la carne, la cual es muy difícil de separar porque queda adherida al pellejo.

Trafullas, Trafullero. Según zonas se usa como forma de las expresiones trafallar y trafullar. Se dice de la persona que hace mal las cosas mezclando indebidamente cosas o elementos. También, se dice de la persona tosca y que no remata las cosas. Desordenado."No se puede uno fiar... es un trafullas..."

Trillada. Se dice de la ubre de vaca cuando está dura o siente dolor al ordeñar. "¡Cómo se nota que esta vaca está trillada!".

Toquilla. Distintas referencias a pañuelos y adornos de la mujer. Pero ¿sabían que se aplica en algunas zonas al peritoneo o al manto del cerdo?. "No deja de ser una buena toquilla", se decía en ocasiones.

Tora. Denominamos así a la vaca que está en celo. "La garbosa no ha dejado en paz a las vacas porque anda tora.

Tortada. Una bofetada. "De la primera tortada te tumbo". Sinónimo de soplamocos. Pero suena a más plana, porque parece que viene de torta. Y así el D.R.A.E. refiere la palabra a una torta grande.

Tortolla. Redondel rojo o roncha que sale en la piel después de una picadura de insectos o de pulgas. "Mira que tortolla me ha salido..."

Trifulca. En vez de "trifurca". Pelea, riña. camorra que se arma entra varías personas. Se aplica a cualquier desorden en las cosas. En alguno sitios se dice "trifuscas".

Trente. Horca para cavar el abono; había varias en cada cuadra pues había que utilizar con frecuencia tal instrumento.

Trochar. Darse los carneros con la cornamenta. "¡Vaya trochada que se han dado!".

Trullo. (Del latín trunculus). Persona o animal muy gordo: "Te está poniendo como un trullo". En alguna zona se aplica más al cordero. El D.R.A.E. refiere el vocablo a un ave palmípeda y también a un tipo de lagar.

Truncar. Dar cornadas los animales entre sí o contra algún obstáculo u objeto.

Turullo y turuya. Cuerno con el que los pastores anunciaban la salida del ganado. Del mucho ruido nos ha quedado la palabra aturuyar . Y así cuando se daban muchas voces o se hacía mucho ruido se respondía: "Cállate que me estás aturuyando".


U                               DICCIONARIO LUGAREÑO (41)

 Ujero. Deformación y modo de abreviar la palabra agujero. “Se metió el bicho por ese ujero”. En la zona de los Argüellos existe la palabra ujeras  para denominar las portillas o portilleras de  las fincas.

Uñir. (De Iungere, unir). Unir, uncir. Sentido de atar o amarrar algo con sogas o correas.

Upar. Aupar, subir o levantar a uno. "Upa papá" dice el niño para que le levanten en brazos.

Urzal. (De ulex - icis) zona en el monte llena de urces. En otra zonas dicen también urcedo.

V

Val. Apócope de valle. Se utiliza con frecuencia en cualquier región. Pero quiero recordar algunos valles de nuestro monte, especialmente  Valdelacueva, Valdecarro.. Valdegallinas...

Vallinafonfo. Se distingue en el uso de nuestro vocabulario entre valle y vallina.(más pequeño) Valle del lado oeste, cercano a la carretera.

Vara. Viga o pértiga que va desde el carro, de la caja,  a enlazar con el yugo o la yunta. Y ya de paso recordamos a las plantas alargadas como juncos de flor preciosa que llamamos "vara de San José"

Varga. Zona de tierras al lado del monte denominada así: La Varga.

Variazo. Golpe dados con palos o varas.  Cuando se vareaba la lana del colchón, por ejemplo había que dar muchos variazos.

Velaciones. Amonestaciones prematriomoniales: se casa pronto porque ya le han hecho las velaciones.

Ventanuco. Ventana pequeña y generalmente en alguna parte alta o esquinada de la casa. En las casas antiguas siempre había algún ventanuco para espiar mejor los acontecimientos de la calle.... o los del corral ajeno.

Verastes.  (Por verás). Se empleaba antiguamente en tono de amenaza con los pequeños. “Verastes lo que te digo, si no haces caso...”

Verdecín. Se dice de ciertas hierbas comestibles. En otros lugares verderines y verderones.. Aunque se aplica también a hierba muy baja como musgo con un verde intenso.

Vericueto. Lugar o camino difícil, escabroso y sinuoso en la montaña. Figuradamente comportamientos oscuros... “Ya me dirás por que vericuetos andas...”

Virulé. Expresión ¡"A la virulé " Tener el ojo hinchado o morado. “No se que le ha pasado que anda con un ojo a la virulé”. Aplicable también a animales.

En el nº 73, Primavera de 1999 se reseñaron las palabras:
Uncir, Ungüento, Unto, Urz, Uva de perros. Varear, Vallina, Varriasca, Varal, Vasal, Vástiga; Vecera, Velahí, Velón, Vencejo, Veral, Verdiajo, Vero; Vidalga, Vilorta; Voleo.


X                                DICCIONARIO LUGAREÑO (42)  

Xelón. Viento del norte y generalmente muy frío, al menos así se dice en la montaña. Generalmente las palabras que comienzan con la X son más propias de las zonas lindantes con Galicia. No encuentro palabras propias en nuestra zona.

Y

Yunque. (De incus-udis). Es palabra castellana. Entre los labradores el más utilizado era el yunque para picar la guadaña. En la zona de los Argüellos, más al norte, emplean la palabra Yunca.

Z

 Zancajo. Extremo inferior de la camba en el arado; y también aplicado al talón del pie: “Los zancajos de los calcetines están todos rotos”.

 Zapar. Ruido que hacen los animales al comer. Palabra que se emplea en varias zonas de León.

Zapata. Pezuña de la vaca. Cuando se herraba a las vacas había que limpiar y forgar bien la pezuña para que el callo asentara bien. Y así "andaban listas y con zapatas nuevos".

 Zarracina. Se emplea  en algunas zonas de León para designar un gran destrozo o desastre. Si entraba el lobo en el rebaño y mataba muchas ovejas: "Menuda zaracina que hizo". Cuando las vacas entraban a un patatal "hacían una zarrazina": “¡Que zarracina hicieron!". En algunas zonas se emplea Cerrajina (¿puede derivar de Sarraceno?)

Zarrio-Zarrios. (En castellano Sarriá). Pingajos, telares, colgajos, cosas que llenan un espacio sin servir para nada, algo sucio. Desarreglado, desaliñado. “Llevaba tantos zarrios que ni la conocí”.

 Zoquete. De las varias acepciones que tiene, creo que se emplean dos fundamentalmente en nuestra zona: Primera, como mendrugo de pan duro del extremo de la hogaza (en algunos lugares se servía en los entierros) y segunda, para nombrar a persona necia, ruda y que no entiende bien las cosas. “Es un zoquete que no estudia nada”.

Zurcir. Además del significado de coser primorosamente un roto de modo que no se note la rotura, cosa que ya no se hace fácilmente, se aplicaba otro significado: Vulgarmente, moler a palos, dar una buena paliza a algún animal díscolo.

Zurra. En algunos sitios se dice a una especie de bolsa o zurrón de piel de algún animal. Pero zurra lo que es  zurra es una buena paliza o panadera.. "menuda zurra que se han dado".

 Zunzaina. Expresión modificada de Dulzaina: flauta típica que acompañada del tambor amenizaba los pasacalles y fiestas populares de nuestros pueblos.

 En el nº 74, Verano de 1999, se comentaron las siguientes palabras:
Yerba, Yesca, Yunque; Zada, Zajones, Zaleos, Zamarrear, Zambra, Zamburria, Zancos, Zapatiesta, Zarabeto, Zaraciar, Zarrapastroso, Zarria-Zarrioso, Zopenco, Zorrera, Zumbar, Zurrón, Zurriagazo, Zurriago.


DICCIONARIO LUGAREÑO (Final)

    En el número 26 de nuestro Boletín, de junio de 1985, nuestro recordado Fernando Sierra iniciaba una página titulada Diccionario Lugareño, en la cual pretendía mostrar el significado de palabras arraigadas en el pueblo que formaban parte de la jerga popular de los vecinos.
    Mostraba, con expresiones y ejemplos, la riqueza idiomática de su uso en la vida cotidiana del pueblo y de su contribución al acervo cultural de quienes vivieron y viven en el ámbito rural.
    De manera alfabética aparecieron entonces las nueve primeras: aburar, aflechos, amagüeto, amolar, apujar, arrebucir, arrebujar, arremuñar y arrozar. Por cierto, que éstas fueron las únicas indicadas como "diccionario ribereño". En tres números más señaló otras veintiuna hasta su muerte en 1989.
Plácido Fernández continuó tal labor de recopilación y de divulgación de este tesoro del pueblo que sirve para manifestar, también, sus señas de identidad por medio del patrimonio lingüístico.
    A lo largo de cuarenta y una entregas se han publicado setecientas veinte voces que se pueden considerar como restos del dialecto leonés o de las diversas hablas leonesas. Estas como aportación de personas de otros lugares, que sea por matrimonio o por el ejercicio ambulantes de oficios ampliaron el vocabulario de los habitantes de La Mata.
    Aunque, ciertamente, no dejan de ser palabras del idioma castellano enriquecido con la peculiaridad del uso coloquial de alguna de ellas ya perdidas o de poca utilización, pero que confirman la personalidad de nuestros antepasados y ofrecen datos para el conocimiento de las raíces y de la historia del pueblo.
    En nuestro Diccionario Lugareño se dispone, por tanto, de una colección de palabras que descubren o determinan el sentido y utilización de las mismas en este lugar concreto, las cuales no son totalmente propias sino que forman parte del léxico tradicional de la zona en que se encuentra el pueblo.
    Particularmente, están influenciados por el lenguaje utilizado en determinadas zonas como la de Los Argüellos -pueblos del Alto Curueño- y de la cercana a la ciudad de León. Y, en general, de las áreas geográficas próximas que, a lo largo de los siglos han conservado algunas manifestaciones naturales y espontáneas del lenguaje, ya que éstas no mueren, aunque lo hagan los individuos que las emplean.
    En esas cuarenta y una páginas se pueden encontrar vocablos referidos a la vida de hogar y de relación social, al vestido y a alimentación, a las acciones y costumbres diarias, frecuentes u ocasionales, a las labores del campo y del cuidado de los animales domésticos, al conocimiento de las plantas y animales del entorno, a las variedades del tiempo y de los fenómenos atmosféricos, a características del monte, de la vega y del río, etc. ¿Qué entrañan palabras como aflechos, berbiones, desborrigarse, fullascal, horra, morugo, puelme, tortolla, zaleos... ?
    Releer las acepciones de las palabras descritas es un excelente ejercicio de asomarse al próximo pasado de la vida del pueblo, además de ampliar el propio conocimiento de cuanto nos rodea. Así se podrá hacer en los números del Boletín 26, 30, 34, 38, 46, 51 y siguientes hasta el pasado 94, con algunas excepciones.
    Hemos evitado desde nuestras páginas que muchos vocablos o acepciones caigan en el olvido y hemos proporcionado a quienes se preocupan o estudian el lenguaje de los pueblos una fuente para hacerlo.
    Animamos a que se prosiga con la recopilación de otras muchas palabras, refranes más usuales, giros o expresiones característicos.
    Al mismo tiempo que colocamos un punto final, que pudiera ser punto y seguido, al Diccionario Lugareño de nuestro pueblo, manifestamos testimonio de gratitud a Fernando y Plácido, fundadores de esta revista y redactores, a su tiempo, de este léxico entrañable.

Aburar. Derivada del latín "quemar", entre nosotros significa tostarse la ropa hasta ponerse de un color casi rojizo. "Puse los pies en el horno y se aburaron las zapatillas".

Cacida. Sustituye a la palabra vajilla como conjunto de utensilios para servir la mesa y preparar alimentos... Se derive de conjunto de cazos de cocina.

Entafarriar. Manchar, ensuciar. Estar lleno de suciedad, llenarse de boñica. "me he puesto entafarriado".

Fullascal. Lugar de matorral. Hojarasca.la fuente del Fullascal, entre los límites de La Mata y Pardesivil.

Jope, Jopelina, Jopelines. Interjecciones de admiración o enfado. Valían para todo, como "tacos" biensonantes.

Latre. Gandul, avispado para lo malo. "¡Menudo latre está hecho!".

Melecina. Bonita deformación de la palabra medicina.

Ospar. Caminar sin mirar atrás, huir de manera rápida. Correr refunfuñando. "Iba que ospaba".

Pangüazo, Panguada. Caída fuerte e inesperada., de bruces y con la barriga por delante.

Relvar. Dar vuelta a la tierra, roturar. Dar la arada a un rastrojo.

Tranca. "Poner la tranca", "trancar la puerta", "trancar el agua"... empleados para todo lo que fuera cerrar o taponar.

Verastes. Por "verás". Se empleaba en tono de amenaza para los pequeños. "Verastes lo que te digo, si no haces caso"

Zamarrear. Llover mucho, diluviar, caer agua a cántaros.

La Mata de Curueño (León) >
Situación I Historia I Gentes I Cultura I Tradiciones I Boletín I Fotos I Fiestas I Turismo I Paisaje Enlaces I

                             Diccionario lugareño (353637,   38,   3940,   41  42 y final) >