Las Nuevas Tecnologías en la escuela rural.

¿Este I Congreso sobre la Escuela Rural de Aragón es un congreso de algo que realmente existe? ¿Existe la escuela rural?

Si se está tratando de dar a conocer la provincia de Teruel y concienciar de su existencia y necesidades, es lógico pensar que una parte de su composición, su escuela rural, se encuentre igualmente olvidada.

A lo largo del Congreso escucharemos muchas de las carencias y problemáticas de la escuela rural, como la escasez de medios, la precariedad de éstos, la soledad y el aislamiento con respecto al resto del mundo, la despoblación, la falta de preparación del profesorado para este tipo de escuela, la imposibilidad de equipos estables de profesores y otras, que nos harán llegar seguramente al planteamiento de estas preguntas. Pero la cuestión fundamental, en la que baso, la posibilidad de las preguntas anteriores es que no existe una escuela en la que se eduquen y preparen los futuros habitantes de las zonas rurales para "el logro de una vida digna, sustentable y justa en términos de bienestar material y social (José Antonio Caride, Universidad de Santiago de Compostela).

Es interesante resaltar que con la problemática sobre el desarrollo sostenible en las zonas rurales, las asociaciones creadas para desarrollar y ayudar en los proyectos tendentes a mantener la población con los recursos naturales y culturales de que se dispone (CDMT, ADIBAMA) nos recuerdan siempre que debemos formar personas creativas, emprendedoras, que sepan aprovechar el medio para su desarrollo personal y estabilidad futura en la zona.

Es necesario que la escuela rural sea un elemento imprescindible en los proyectos de desarrollo local. Los proyectos educativos y curriculares deben basarse en los modelos de sociedad y en las formas de vida del contexto rural.

Las Nuevas Tecnologías (NT) son para la escuela rural una herramienta importante. Posiblemente proyectos como Aldea Digital surgen para contrarrestar el aislamiento, posibilitar proyectos comunes entre escuelas, compartir recursos y favorecer la formación del profesorado.

Sin embargo, después de tres cursos escolares desde la puesta en marcha del proyecto, da la sensación de que tras la colocación del ordenador por localidad en los centros de enseñanza rurales y los esfuerzos realizados para hacer llegar las líneas telefónicas a lugares que todavía no existían, se ha dejado en manos del profesorado el devenir de algo novedoso y desconocido, como es la importancia que las NT tienen para la escuela.

No obstante, tanto individualmente, como con nuestros alumnos/as, nos estamos acostumbrando al correo electrónico, a publicar en la web, a utilizar Internet como medio de información, a realizar contactos "on line",... Quien más, quien menos, estamos empleando las nuevas tecnologías en nuestras actividades escolares. Algunas se encuentran ya en nuestras programaciones y en los proyectos curriculares de nuestras escuelas. Aun desde la seguridad de que estamos en un camino sin retorno, sigo teniendo la impresión de que es como un "juego de niños", de que no consideramos la importancia que este juego tiene, y que desde el mundo adulto tan poca damos cuando tachamos algo banal con estas tres palabras, "juego de niños".

Para que el uso de las NT en las aulas tenga consistencia, futuro, efectividad duradera y nos dé tranquilidad en el presente, es necesario que la actividad que se realice sea entendida y considerada con seriedad por TODOS/AS.

El profesorado está dando buena muestra de ello: la demanda de formación, el grupo de trabajo "Aplicaciones Didácticas de Internet" que produce la revista (El lapicero Digital), las experiencias que se presentaron en Calamocha el junio pasado, el sufrimiento y la constancia de mis compañeras en la escuela para sacar adelante "El taller de Lengua", las propuestas de trabajo que recibimos cada vez más a menudo de compañeros de otros centros, es una buena muestra del interés existente.

En mi centro, en concreto, estamos necesitando que nuestras aulas sean autónomas. Tenemos ya, suficiente actividad con nuevas tecnologías para que desde cada clase podamos utilizar estas posibilidades sin límite de tiempo. Esto conlleva una infraestructura a la que las estancias correspondientes de la Administración deberían responder de forma positiva. Lo que hacemos es limosnear en la Administración Local y en las instituciones públicas y privadas más cercanas, sin conseguir todas nuestras expectativas.

Como dato interesante diré que la dotación de las escuelas de las provincias donde se ha extendido el proyecto Aldea Digital en este curso 1999-2000 es de tantos ordenadores como unidades (y no localidades) tiene el centro. Por esta razón, mi Centro, si hubiera entrado este curso en Aldea Digital hubiera recibido 9 ordenadores y no 2 como nos concedieron.

Seguimos, imagino, en la incertidumbre que provoca el traspaso de las competencias de enseñanza en un primer tiempo de rodaje y la provocada por los cambios de gobierno de nuestra comunidad en el pasado año. Pero, a mi parecer, es imprescindible un proyecto, mejor un programa, con sus objetivos, sus procesos, su seguimiento y evaluación, que cubra las expectativas creadas en los centros y nos dé la tranquilidad de futuro necesaria.

Por repetir de otra forma: no basta con aumentar los presupuestos, cosa que siempre ocurre y que se utiliza como argumento de forma tan manida para demostrar el interés por la educación; es imprescindible que esas apuestas por el futuro, que escuchamos habitualmente, referentes a las NT, TODOS/AS nos las creamos; los que las dicen y los que las escuchan.

En este sentido, me deja perplejo las manifestaciones que leo en la prensa como: "La ministra de Educación y Cultura, Esperanza Aguirre, anunció ayer en Huesca que en los próximos meses escolares de un total de 1.254 aldeas rurales del territorio español recibirán clase a través de Internet durante los períodos de aislamiento debidos al mal tiempo..." "... un total de 33.840 niños en edad escolar podrán recibir clase a tiempo real y con toda normalidad en sus pueblos respectivos mediante Internet gracias a un proyecto puesto en marcha por el ministerio denominado Aldea Digital". (Diario de Teruel, 24-7-98).

 

" Casi 4.000 niños turolenses en colegios rurales, dominan la informática y conocen a otros alumnos de otros pueblos gracias a las videoconferencias". (Diario de Teruel, 11-2-2000).

Y en los últimos días el hermanamiento entre Bolivia y Teruel.

¿Se consigue un mejor rendimiento de esta manera? ¿A quién se quiere mal-informar? Porque los padres contrastarán lo que leen con lo que realmente hacen sus hijos.

Todo esto no lo digo como crítica personal a nadie. Creo que esta engañosa publicidad es una forma indirecta e inconsciente de manifestar la falta de prespectiva y de métodos de llegar a generalizar el uso de las NT en las aulas.

Sería mejor, en vez de una publicidad fácil, dar a conocer la situación real en la que nos encontramos y un análisis objetivo, que nos ayude a conocer el momento presente para poder descubrir mejor los caminos a seguir, manifestando, por ejemplo, que no llegan al 10% los Colegios Rurales Agrupados que usan el potencial de la web como medio de información; que las líneas RDSI sólo se encuentran en los CRIET y CPR, lo que supone una limitación muy importante para actividades de comunicación "on line", como la videoconferencia, para el alumnado y el profesorado en general; que la muestra clara de cómo se están utilizando las NT en las zonas rurales la encontramos en el foro de intercambio de experiencias celebrado en junio de 1999 en Calamocha, en el que las 18 ponencias presentadas podrían dividirse en tres grupos de 6:

  1. Un primer grupo de experiencias que tenían como objetivo el aprendizaje del funcionamiento del ordenador y de distintas herramientas informáticas. Lo que se denomina formación de usuario. Algo que ya en los primeros años de los 90 desechábamos, sobre todo en las escuelas de EGB, ahora Primaria. Algo que el día 30 del mes pasado, en un encuentro provincial en Teruel, de maestros de distintos CRAS, asesores de los CPRs y profesores de CRIETs, se seguía planteando como actividad importante, en algunos casos la prioritaria.
  2. Un segundo grupo de experiencias con programas de Enseñanza Asistida por Ordenador, que a mi entender dan un paso más en la función que deben de tener las NT en la enseñanza.
  3. Un tercer grupo de experiencias que toman al ordenador como instrumento, como una herramienta intelectual, de uso interdisciplinar, que permite la comunicación y el acceso a la información.

Sería mejor decir que la demanda de formación del profesorado sigue en aumento y es una de las más solicitadas. Aunque la rentabilidad de las energías aportadas por el profesorado y los medios puestos por la Administración no parecen tener una repercusión en el aula que esté en la misma proporción. Y digo esto porque la rapidez del progreso de las NT deja obsoletos los conocimientos adquiridos en la mayoría de los cursos, casi siempre de iniciación, que se vienen realizando en los Centros de Profesores y en algunas escuelas.

En este sentido se hace necesaria una formación continua, en muchos casos autodidacta para conseguir un mayor grado de integración de las NT en el aula, intentando nuevos caminos y formas permanentemente. Así como un apoyo en los Centros, para que los conocimientos adquiridos trasciendan del tiempo del cursillo, perduren en la formación del profesorado y repercutan en el aula y su alumnado.

Es significativo que la inmensa mayoría de las actividades de formación organizadas desde los CPRs sigan precisando la presencia física de los componentes de seminarios y grupos de trabajo para sus actividades y no se utilicen con más frecuencia los medios tecnológicos para salvar las distancias de las zonas rurales. Así la experiencia de grupos de trabajo como el de "Aplicaciones Didácticas de Internet" resulta después de tres años del proyecto todavía única.

 

Grupo de trabajo "Aplicaciones Didácticas de Internet".

Así se denomina el grupo de trabajo formado por profesorado de distintos centros de enseñanza obligatoria de la provincia de Teruel. Las actividades del grupo persiguen los siguientes objetivos:

1. Profundizar en el conocimiento de algunas posibilidades de Internet:

2. Publicación en la web del nº 3 de la revista escolar "El Lapicero Digital".

3. Creación de un foro de intercambio de opinión en tiempo real (claustro virtual).

4. Habituarse en el uso del correo electrónico para el intercambio de documentación.

El funcionamiento del grupo no necesita de ninguna reunión presencial, lo que supone un ahorro económico y poder elegir el lugar de trabajo. Las actividad del grupo produce un nivel importante de formación en NT de sus componentes. La aplicación de las NT en el aula se hace casi imprescindible. Su duración, a lo largo de todo el curso, proporciona el uso cotidiano de estos medios, lo que ayuda a que formen parte del quehacer diario y a habituarse a ellos.

En los tres cursos han sido ya un total de 42 los profesores/as que lo han formado. De los cuales, algunos están presentando aquí sus comunicaciones y muchos tienen una actividad importante con NT en sus Centros.

 

Propuesta de futuro

Es imprescindible la existencia de un programa que consiga que el ordenador sea un elemento cercano para los chicos y chicas de nuestras escuelas, tanto como lo es el libro. Existen propuestas interesantes como la que plantea Gaspar Ferrer, en el documento elaborado en su licencia de estudios en el curso pasado, que resumo a continuación.

Es una propuesta global, en la que se tiene en cuenta desde la formación del futuro profesor/a hasta la asistencia técnica de los equipos informáticos.

La parte fundamental de su programa son los proyectos de Centro. A través de los cuales se conseguiría la generalización del uso de medios informáticos en las aulas de los centros aragoneses a medio plazo. Estos proyectos serían apoyados por profesorado con formación en NT en caso necesario, por lo que propone la creación de un equipo de docentes con especialización que actuaría temporalmente hasta conseguir la generalización mencionada. Aquí caben dos posibilidades:

1.- Que todos los centros tengan una persona formada para apoyar en los proyectos. No para responsabilizarse de que el alumnado del Centro trabaje con estos medios, sino para apoyar al profesorado evitando el miedo al fracaso porque los medios no respondan, responsabilizándose del buen funcionamiento de los ordenadores.

Es importante que los centros tengan autonomía suficiente para dedicar los tiempos que se consideren necesarios a actividades con estos medios y que no estén estipulados desde la Administración.

2.- Un equipo itinerante que apoye los proyectos en los distintos Centros donde se realicen.

Los proyectos serían gestionados y evaluados democráticamente. En este sentido, creo que la escuela rural debería ser considerada en niveles de discriminación positiva, por ejemplo, a la hora de ser dotada con la infraestructura necesaria. En este sentido decir también que no me parece justo el igualitarismo para conseguir la generalización del uso de estos medios. Creo que hay que dar las mismas oportunidades, pero claro está, cuando se quieran.

La formación del profesorado se entiende directamente ligada a las necesidades del aula. No se concibe una formación que no esté motivada por unas necesidades que el profesor tenga en el aula y sin una repercusión inmediata en su actividad docente.

Otros elementos importantes que apunta en su programa son:

 

Como conclusión

Con todas las carencias importantes que la escuela rural conserva todavía, la creación de los CRIET, de los CPRs, de los Equipos de Orientación (EOEP), la formación de los CRAs como fórmula de compartir recursos, la bajada de las ratios, son claras evidencias de mejoría de la escuela rural.

Aunque no estamos en los mejores momentos de renovación pedagógica, el profesorado sigue conservando ánimo y voluntad suficiente para mejorar la situación de la escuela.

Hace falta una apuesta clara en lo político y en lo social por hacer de la escuela el elemento más importante de desarrollo local.

 

José Antonio Blesa
http://roble.pntic.mec.es/~jblesa
CRA Ariño-Alloza
C/ Teruel, 10. 44547 Ariño (Teruel)
Tf.: 978817133

Comunicación presentada en el I Congreso sobre la Escuela Rural de Aragón. Abril de 2000.