HOME/Anterior

1/3  
 
   
  n el mes de marzo de 1998 una matanza de escolares en Jonesboro (Arkansas ) perpretada por dos niños de 11 y 13 años conmocionó al mundo. Sin embargo no era éste un hecho aislado, sino el culmen de la violencia que la sociedad en general y los centros educativos en particular venían detectando como un fenómeno preocupante. El gran debate que surge en los meses siguientes se centra en lo que respecta a nuestro país en dos aspectos. En primer lugar, conocer si en nuestros centros existe realmente el problema y en segundo, saber qué alcance tienen los hechos violentos y si pueden compararse con los acaecidos en EEUU y en el resto de países de Europa. Hay quien niega que en nuestras escuelas exista violencia propiamente dicha, si bien se reconoce generalmente que se dan casos de victimismo entre alumnos y situaciones de indisciplina bastante generalizadas que por habituales forman parte de la convivencia diaria en el aula aunque son causantes de no pocos conflictos. También llama la atención que mientras unos nieguen que los casos de violencia escolar hayan aumentado en los últimos tiempos, sino que ésta ha existido siempre, otros denuncian el alarmante incremento de los casos aludidos en los últimos años.

Cabe por tanto enfocar el apartado en los siguientes supuestos: ¿existe realmente violencia escolar en nuestros centros educativos? ¿Qué clase de perturbaciones se han detectado? ¿Qué diferencia existe con los casos de otros países de nuestro entorno cultural o incluso de otras culturas más lejanas?

Empecemos por lo foráneo para aproximarnos después a lo nuestro.

Comenzaré tratando de reflejar la desazón que produjo en todo el mundo los terribles sucesos de Jonesboro mencionados al principio. Una revisión no demasiado detenida de lo publicado en servidores de EEUU nos aproxima a este sentimiento, incluso en un país donde el uso de las armas es generalizado y la violencia compulsiva se manifiesta a menudo en masacres que retransmiten-a veces en directo- las principales cadenas de radio y televisión. La voz, semanario publicado en Miami (Florida) dice en uno de sus artículos al que titula "La violencia escolar":"Los hechos terribles de Colorado, difíciles de olvidar, nos han cambiado la vida. Se perdió un poco la confianza entre padres, maestros y alumnos...", afirmó un funcionario de las escuelas públicas. Aparte de los "locos sueltos", que invaden algunos centros de enseñanza, muchos se preguntan: ¿Existe tanta violencia en los centros escolares?" Y expresa así los sentimientos que experimenta la comunidad escolar:" En Miami, con el comienzo de un nuevo año escolar, los estudiantes tienen miedo... Al menos veinte amenazas de bomba se registraron el año pasado en diferentes escuelas secundarias del área de Miami. Para estar preparados ante cualquier emergencia, la policía local realizó numerosos simulacros y entrenamientos (mientras las escuelas estaban cerradas en vacaciones). Mientras tanto, Henry Fraind, portavoz de las Escuelas Públicas de Miami, insiste en que los estudiantes que sean sorprendidos en este tipo de broma, por así llamarlas, serán expulsados de sus escuelas para ser asignados a otras, diseñadas para "jóvenes con problemas" ".

¿Realmente está justificada tal alarma social o es fruto de un tratamiento exagerado en los medios? En primer lugar hagamos un rápido repaso a los titulares de prensa que recogí con el fin de documentar el debate ¿Hay violencia en nuestros colegios e institutos?. Transcribiré aquí los referidos a países de América y Europa, exceptuando España.

"El Reino Unido abre su primera cárcel de alta seguridad para niños reincidentes" (El País Digital nº 712 de 15/4/98)

"Un informe socialista francés propone encarcelar a padres de niños delincuentes" (El País Digital nº 714 de 17/4/98)

"Detectives para vigilar a los niños. Una práctica para evitar malos tratos en las escuelas de Japón" (Diario 16 nº 7546 1/5/98)

"La violencia escolar causa alarma en Estados Unidos"(CNN en español 23/5/98)

"Los profesores británicos podrían aprender autodefensa. La Asociación Profesional de Profesores (PAT) de Gran Bretaña ha pedido al Gobierno que los profesores reciban un entrenamiento similar al que reciben las fuerzas de seguridad para defenderse de los ataques de los alumnos, o acabar con las peleas entre ellos (...)" Escuela Española-. Nº 3377 10/9/98

Ciertamente estos titulares no muestran ningún atisbo que nos permita el optimismo al respecto. Más bien en ciudadanos de nuestras latitudes deberían despertar la impresión de asistir a una más de las películas que proliferan por cines y cadenas de televisión. "desafío de la violencia juvenil" es el calificativo que el propio Presidente de EEUU adjudica a algunos hechos con los que cierro este apartado.

"Dos estudiantes matan a balazos en EE UU a 23 compañeros y profesores de su instituto

La policía cree que los asesinos, que iban armados con rifles y granadas, se suicidaron

"Quizá ahora EE UU se despierte ante este desafío de la violencia juvenil", dijo anoche el presidente Bill Clinton en un discurso sobre los sucesos.

El País Digital Nº 1083 (21/4/99)

EL PAIS

martes, 7 de diciembre de 1999

Un chico de 13 años tirotea a sus compañeros de instituto y hiere a cinco en Oklahoma

Las severas medidas de seguridad adoptadas a comienzo de este curso en miles de escuelas e institutos de EE UU no están logrando eliminar la plaga de violencia gratuita protagonizada por adolescentes armados. En el último episodio por ahora, un chico de 13 años hirió ayer a balazos a cinco condiscípulos en un instituto de Fort Gibson, a unos 70 kilómetros de Tulsa (Oklahoma). El agresor fue detenido por el guarda jurado del centro.

Al cierre de esta edición, la policía no había facilitado la identidad del asaltante, pero Steve Wilmoth, director del centro, declaraba no saber que el muchacho tuviera problemas. También se desconocían los motivos de su acción, pero es probable que, como en la mayoría de casos similares, fueran tan banales como un enfado con algún profesor o algún compañero o el deseo de reproducir alguna escena del cine, la televisión o los videojuegos.

A las 7.45 de la mañana, antes de empezar las clases, el agresor, con una pistola del calibre 9 milímetros, comenzó a disparar contra sus compañeros concentrados a la entrada. Cinco resultaron heridos antes de que el asaltante fuera reducido. La policía le trasladó a la comisaría y se limitó a informar de su edad y de que le fue incautada el arma.

Entre las víctimas figuran una chica de 12 años, herida en el hombro izquierdo; un chico de de la misma edad, alcanzado por dos balazos en cada brazo, y dos chicos de 13, uno herido en una mano y otro en una pierna. El quinto sólo sufrió rasguños provocados en la confusión. Anoche no peligraba la vida de ninguno de ellos.

Fort Gibson es una comunidad rural de 3.500 vecinos.. Sus habitantes la describían anoche como tranquila, conservadora y religiosa. El instituto cuenta con unos 450 estudiantes. Este escenario de muchachos aparentemente normales, hijos de la clase media en localidades tranquilas del país profundo, es el clásico de la ola de violencia escolar que sacude EE UU. "

En América Latina la situación es parecida a tenor de éstas noticias recogidas de la revista Intervoz, de Córdoba (Argentina)

"La escuela provincial Hugo Leonelli, en barrio Granja de Funes II, parece estar en el confín de la ciudad,con calles llenas de barro y rodeada de basura.
Algunos padres están preocupados por laviolencia entre los chicos y por la falta de respuesta de las autoridades de esta escuela primaria.
El lunes pasado, una niña de 7 años le cortó el mentón con un vidrio a una compañera de segundo grado, durante un recreo. La madre la nena agredida avisó a la Policía y ahora un fiscal está investigando el caso.
Roxana Fuentes (24), la mamá de la niña lesionada, dijo que el establecimiento necesitala presencia de asistentes sociales para frenar la violencia. Aunque, ya tomó la decisión de cambiar a su hija de colegio, porque sostiene que no es la primera que la golpean.

"Esta es la tercera vez que le pegan a mi hija. Una vez la empujaron y se golpeó la cabeza y en otra ocasión llegó a casa con el ojo hinchado", dijo.
Ayer, algunos padres relataron que hubo otros casos más graves. "A esta escuela concurren chicos más grandes que el resto, que son repitientes. Ellos se abusan de los más chicos y molestan a las chicas. A mi hija la manosearon en el baño e intentaron violarla", contó Antonia Luna, quien tiene cuatro chicos que van a esta escuela.

Una empleada del establecimiento, quien pidió no revelar su nombre, coincidió con los padres que hablaron con este diario. Precisaron que en la escuela se producen muchos hechos de violencia, y que incluso algunos alumnos llegan hasta hacerle frente a las autoridades del establecimiento.
Los padres también contaron los casos de chicos que van a la escuela con armas y amenazan a sus compañeros.

"Mi hermano se fue de esta escuela después que le pusieran un arma en la cabeza", agregó Roxana Fuentes.

Los 537 chicos que asisten a la escuela Leonelli comen su principal comida del día en el establecimiento."

En esta ocasión sin embargo, los docentes no están tan de acuerdo con periodistas y padres:

"Ester Villa y Marta Valetti, directora y vice de la escuela, minimizaron el episodio del lunes pasado. "No fue nada, apenas fue un raspón en el mentón que curamos con gasa y agua oxigenada. No hubo necesidad de llamar a un servicio de emergencia", expresaron.

Admitieron que en el edificio hay muchos vidrios sueltos, que son los mismos que rompen los chicos.

Las docentes no niegan que los chicos tengan problemas de conducta. Pero advierten que vienen de hogares con serias dificultades económicas. Y para poder frenar la violencia, con los maestros han ideado actividades durante los recreos, estimulando los juegos y los deportes."

   
 
 

Índice

Introducción

Existencia

Fundamentos

Soluciones

Artículos y trrabajos

Bibliografía y documentación

Continúa

 
  fundamentos  

Visita el C.P. Princesa Sofía

Visita El Salero electrónico

Minglanilla, la sal de Castilla