GLOSARIO

 

Acacia. Árbol o arbusto de madera bastante dura y flores olorosas en racimos colgantes. De varias de sus especies surge espontáneamente la goma arábiga.

 Acequia. Canal por donde discurre el agua para regar y ser utilizada con otros fines.

Adelfa. Arbusto muy ramoso y de hojas parecidas a las del laurel. Es venenoso y abunda en la mitad meridional de la península Ibérica.

Álamo. Árbol de tronco alto y madera blanca y ligera, que resiste mucho al agua. Se conocen varias especies, entre las que destacan el álamo blanco, el álamo negro o chopo, el álamo de Lombardía y el álamo alpino.

Alberca. Depósito artificial de agua, con muros de fábrica, normalmente utilizado para el riego.

Aligustre. Arbusto oleáceo de flores blancas y fruto en bayas negras. También es conocido con el nombre de alheña Aljibe. Cisterna o depósito subterráneo de agua donde se recoge el agua de la lluvia o de un río o manantial próximo.

 Arriate. Era estrecha y dispuesta para tener plantas de adorno junto a las paredes de jardines y patios.

Avellano. Arbusto de la familia de las betuláceas, de tres a cuatro metros de altura, bien poblado de tallos y hojas anchas. Su fruto, muy apreciado para la alimentación humana, es la avellana. Su madera es dura y correosa y se utiliza mucho en los aros de los barriles.

Boj. Arbusto de unos cuatro metros, con tallos derechos y ramas abundantes. Muy utilizado en jardinería por su maleabilidad.

Bosquete. Es una zona del jardín compuesta por setos, arbustos, o árboles densos, podados en formas geométricas para formar los habitaculos deseados.

Broderie. Es un tipo particular de parterre ornamental, que gracias a los dibujos decorativos realizados con boj y flores de muy diversos colores produce la impresión visual de un bordado.

Cactus. Planta de la familia de las cactáceas, procedente de México, que aguanta muy bien la ausencia de precipitaciones y por eso es propia de climas desérticos o semidesérticos. Tiene el tallo grueso acostillado y verrugoso con pelos y espinas.

Camelia. Arbusto originario de China y Japón de hojas perennes y lustrosas, con un verde muy vivo. Sus flores inodoras son muy apreciadas. Pueden ser blancas, rojas o rosadas.

Carpe. Planta leñosa de la familia de las betuláceas, con hojas aserradas y flores femeninas en racimos flojos.

Castaño. Árbol de unos 20 metros de altura, con tronco grueso, copa ancha y redonda y flores blancas. Su fruto es la castaña, muy apreciada para la alimentación humana.

Castaño de India. Árbol originario de la India, de madera blanca y amarillenta, hojas palmeadas compuestas de siete hojuelas y fruto que contiene las semillas.

Cedro. Árbol que alcanza unos 40 metros de altura, con tronco grueso y derecho, ramas horizontales, hojas persistentes casi punzantes, flores rojas al principio y después amarillas. Se conocen varios tipos, entre los que destacan el cedro del Líbano y el cedro del Himalaya.

Celinda. Arbusto con tallos de casi dos metros de altura, muy ramosos, de hojas sencillas y puntiagudas. Flores blancas dispuestas en racimos.

Ciprés. Árbol que alcanza de 15 a 20 metros de altura, con tronco derecho, ramas erguidas y cortas, copa espesa y cónica, hojas persistentes y verdinegras, flores amarillentas. su madera es rojiza y olorosa y pasa por incorruptible.

Encina. Árbol de 10 a 12 metros de altura, con tronco grueso, ramificado en varios brazos, de donde parten las ramas, formando una copa grande y redonda. Florecillas de color verde amarillento. Su fruto es la bellota, muy apreciada en la alimentación del cerdo ibérico. La madera de la encina es muy dura y compacta.

Estufa. Es una suerte de invernadero que mediante un aparato mantiene constantes la temperatura y otros factores ambientales, lo que permite el perfecto desarrollo de determinados cultivos no habituados al clima del entorno natural donde se asienta.

Fontín. Fuente pequeña y sencilla de taza baja.

Fresno. Árbol de 25 a 30 metros de altura, de tronco grueso, corteza cenicienta y muy ramoso. Flores pequeñas y blanquecinas. Su fruto es seco.

Granado. Árbol de cinco a seis metros de altura, con tronco liso y tortuoso, ramas delgadas y flores rojas. Su fruto es la granada, utilizado en la dieta humana. Fue un árbol muy apreciado en la jardinería islámica.

Guayacán. Árbol procedente de la América tropical, que puede alcanzar hasta los 12 metros de altura, con tronco grande, ramoso, torcido, de corteza dura, gruesa y pardusca; hojas persistentes y flores en hacecillos terminales con pétalos de color blanco azulado. La madera, de color cetrino negruzco, es muy dura y se emplea en ebanistería y en la construcción de máquinas. La resina aromática que produce se emplea en medicina y maquinaria.

Hortensia. Arbusto exótico, originario del Japón, con tallos ramosos, hojas agudas de color verde brillante y grandes flores, de corola rosácea o azulada, que paulatinamente pierde color hasta quedar casi blanca. Invernadero. Lugar cubierto y abrigado artificialmente para defender las plantas de la acción del frío.

Jardín secreto. Jardín privado en la proximidad de un edificio, que suele estar protegido de las vistas exteriores mediante un muro o un seto.

Jazmín. Arbusto de la familia de las oleáceas, de cuatro a seis metros de altura, con tallos verdes, flexibles y algo trepadores. Las hojas están compuestas de hojuelas estrechas. Las flores se sitúan en el extremo de los tallos, son blancas y olorosas.

Laurel. Árbol de la familia de las lauráceas, de seis o siete metros de altura, que se mantiene siempre verde. Su tronco es liso, con ramas levantadas y hojas aromáticas. La flor es pequeña y de color blanco verdoso.

Limonero. Árbol, originario de Asia, de cuatro a cinco metros de altura, que se mantiene siempre verde. Las flores, de color rosa por fuera y blancas por dentro, son muy apreciadas en jardinería por su olor. Su fruto es el limón, tan utilizado en gastronomía.

Lirio. Planta herbácea, con hojas erguidas, tallo central ramoso, flores grandes de seis pétalos azules, morados o blancos.

Magnolia. Árbol, originario de América y Asia, de 15 a 30 metros de altura, tronco liso, copa siempre verde, hojas grandes y flores muy blancas, de olor intenso y agradable.

Mirto. Arbusto conocido también con el nombre árabe de arrayán, que significa el aromático. Alcanza de dos a tres metros de altura. Es oloroso, con ramas flexibles y pequeñas y flores blancas.

Naranjo. Árbol originario de Asia de cuatro a seis metros de altura, con tronco liso y ramoso, copa abierta y hojas verdes. Fue muy apreciado en la jardinería islámica por el olor de su flor, el azahar, y el colorido que proporciona su fruto, la naranja.

Olmo. Árbol que puede alcanzar los 20 metros de altura, con tronco robusto y de corteza gruesa y resquebrajada. Su copa es ancha y espesa y sus flores son de color blanco rojizo. En España es apreciado por la sombra que proporciona y la calidad de su madera.

Palmera. Árbol de la familia de las palmas que puede alcanzar hasta los 20 metros de altura. Su tronco es áspero y cilíndrico, con la copa sin ramas, formada por hojas duras de tres a cuatro metros de largo. Las flores son amarillentas y sus fruto es el dátil, que se presenta agrupado en grandes racimos que penden a los lados del tronco y debajo de las hojas.

Parterre. Con carácter general es la parte plana de un jardín, realizada con césped, flores y arbustos. Literalmente significa bancal plano. Por eso, en su concepción más restringida se aplica a la zona de jardín más próxima al edificio y cubierta con bancales planos.

Pérgola. Armazón para sostener plantas, que constituye pieza fundamental en el diseño de numerosos jardines. Al estar totalmente cubierta la pérgola proporciona una sombra muy apreciada en los países mediterráneos. Pino. Árbol de tronco elevado y recto, hojas estrechas y punzantes y flores separadas en distintas ramas. Su fruto es la piña y por semilla tiene el piñón. Se conocen muchas especies, pero en España sólo se conservan seis de ellas silvestres.

Plátano. Árbol de tronco cilíndrico y corteza lisa de color verde grisáceo. Es un árbol muy apreciado por su sombra, ya que puede alcanzar más de 20 metros de altura y sus hojas son anchas. Se utiliza en jardinería en las plantaciones lineales de avenidas, calles o paseos.

Roble. Árbol de 15 a 20 metros de altura que se cría en España. Algunos ejemplares pueden alcanzar hasta los 40 metros. Su tronco es grueso y con grandes ramas tortuosas. Las flores son de color verde amarillento y tiene por fruto una bellota amarga. Su madera, dura y de color pardo amarillento, es muy apreciada en ebanistería y en la construcción.

Rododendro. Pequeño árbol, que alcanza de dos a cinco metros de altura, con hojas persistentes y agudas. Las flores, muy apreciadas, tienen el cáliz corto y la corola grande y acampanada, sonrosada o purpúrea. Es originario de las regiones montañosas de clima boreal.

Rosal. Arbusto tipo de la familia de las rosáceas, con tallos ramosos y generalmente llenos de aguijones. Su flor, la rosa, en sus múltiples variedades, es de las más apreciadas. Se distingue el rosal silvestre del cultivado con rosas de muchos pétalos, que es conocido simplemente como rosal.

Tejo. Árbol con tronco grueso y poco elevado, ramas casi horizontales y copa ancha. Hojas de color verde oscuro, lineales, aguzadas y planas. Sus flores son poco visibles.

Tilo. Árbol que alcanza los 20 metros de altura, con tronco recto y grueso, de corteza lisa. Su madera, blanca y blanda, es muy apreciada por escultores y ebanistas, debido a su maleabilidad. Es un árbol profusamente utilizado en jardinería para adornar los paseos y avenidas.

Umbráculo. También llamado sombrario, es un cobertizo que permite el paso del aire y da sombra a la vez con el fin de proteger a las plantas que necesitan de ese ambiente.

Vivero. Terreno adonde se trasplantan arbolillos, para transponerlos, después de recriados, a su lugar definitivo.

Wellingtonia. Nombre que recibe una especie de sequoia gigante, de grandes dimensiones y majestuoso porte. Es un árbol perteneciente al género de las coníferas. Por su altura y su elegancia ha sido utilizado con frecuencia en jardinería. En España fue introducido en los Reales Sitios durante el reinado de Amadeo I (1870 -1873).