MONTAÑAS DE RIAÑO
Esto era Riaño,

Mi perro Lennon, en las praderías llenas de capilotes de Pedrosa del Rey, antes de ser inundadoCafé Moderno bajo la mirada del YordasLa casa de GenovevaRiaño nevado bajo los GilbosLa farmacia en una casa típica de RiañoEsquiando en las praderías de Riaño, bajo el YordasProtestamos, pero nos dió igual
 

y las lágrimas llenaron el valle de agua...


 
 

Ascensión al YORDAS

 El Yordas, la montaña mítica que resguarda la cabecera del Esla, ocupa un lugar de privilegio en el corazón de los leoneses.
Con sus 1963 metros, es el pico más alto del término limitado por el Esla, el valle de Anciles y el San Pelayo. Con dos nombres es conocido: YORDAS por sus caras S. y E. y BORIN o BURIN por el N.
Esta montaña única y personal, yergue desafiante su cabeza por encima de la collada de Yordas.
Su ladera NE está surcada por un farallón vertical, llamado Pared Borín. Cae precipitadamente hacia el valle de San Pelayo, llamado así porque allí se levantó una ermita dedicada a San Pelayo niño, cuya imágen se conserva en la iglesia de Liegos.
Hacia el O. se prolonga por un cordal que pierde altura suavemente hasta llegar al collado Bahulloso.
Es la vertiente S. la más extensa y accidentada topográficamente. Está surcada por el valle Redondo, el Bagullosos, la valleja de las minas de antimonio y el Monte Tendeña.
En una zona ganadera como fue ésta, es lógico encontrar tapizadas de majadas las vertientes del Yordas; las más importantes, hoy en desuso en su mayoría, son: la majada Yordas, las de Tendeña, nueva y vieja, la de Bahulloso, los Portales de Liegos, los Portales de Valdeborín, la de Peña Castiello, etc...

ACCESOS
Varios han sido los caminos tradicionales a tomar para llegar a su cumbre. En la actualidad hay que contar para algunos de ellos con la barrera que supone el embalse.
Desde Liegos:
1.- Al alcanzar el nivel del agua del pantano su cota máxima -1000metros- el pueblo para acceder al Pico Yordas más fácilmente y en cualquier época del año es Liegos (1150m.), situado a o,8 km de la carretera 635. De este hermoso pueblo sale un camino hacia el Sur que deja a la izquierda Sola Sierra, nos lleva al valle de San Pelayo y discurre por la orilla izquierda del río del mismo nombre hasta que, después de 1 hora caminando, se llega a Los Portales, corral para vacas, construido con bloques y en parte caído. Por encima de él se cruza el río y atravesando una portillera en la pradera llamada Los Sotos se asciende por el bosque de Tendeña, por las pistas madereras, siempre hacia la izquierda hasta dar con la fuente La Tejal, cerca de un farallón calizo en cuya base existe un covachón. Siguiendo la senda que discurre bajo esta roca se accede al Collado Bahulloso (1650m.). Se llanea un tramo entre hayas jóvenes para llegar a una pradera con fuente: la Majada Bahulloso. Para salvar los 300 metros de desnivel que separan del vértice del Yordas se camina hacia el E., siendo frecuentes en este tramo las dolinas con mucha nieve hasta bien entrada la temporada y dejando a la izquierda la cumbre secundaria del Yordas (1890m.) se accede a la principal de 1963m.
Tiempos:  Liegos-Los Portales    1h.
  Los Portales-Collado Bahulloso1h.
  Collado Bahulloso-Yordas   45min.
                TOTAL  2h45min.

2.- Desde Liegos también y sin necesidad de tanto rodeo, se puede cruzar el río San Pelayo (no existe puente) al principio del valle; se atraviesan los prados de Valdeburín, donde están las ruinas de los portales para el ganado y se sigue por el hayedo de Monte Borín hasta llegar a la majada. Sigue una fuerte ascensión hacia el S., llegando a la cumbre del Yordas por alguna de las chimeneas que surcan su cara norte. Este último tramo puede resultar peligroso si existe hielo o por caída de piedras si la ascensión se hace en grupo numeroso.
 
 
Desde Burón:
3.- Si el nivel de agua del pantano permitiese bajar a la parte destruida de este pueblo, se puede pasar por el puente sobre el Esla y seguir por su orilla izquierda hasta cruzar también el puente Valberga sobre el río del valle San Pelayo para empezar a subir por una pista (existe también una portillera) hacia Peña Castiello (1265m.) que se deja a la derecha adentrándose en un bosque de hayas, cruzado el cual se sube por Las Canales hacia el SO. para alcanzar la Collada Yordas (1690m.). Desde ella se puede ascender directamente al Borín por su cara de Saliente o perder un poco de altura hacia el S. por canchales y terreno terroso, pasando por encima de la Majada Yordas hasta enlazar el espolón SE y ladera S. hasta la cima del Yordas. Esta última opción es más sencilla. 

Desde Riaño:
4.- Si se cruza el embalse en una barca se podrá realizar la clásica excursión que desde Riaño alcanza la altiva cima del Yordas por su ladera meridional, la más espectacular.
Una vez al otro lado, se sube por la vaguada donde están las minas de antimonio (Concostura), dejando a la derecha sus escombreras, hasta llegar a una reconfortable llanada tupida de hierba. De ella (no bajar a Tendeña) se sube enfrente o a la derecha por otra pequeña valleja y por la loma sur que acaba en la cúspide.
A la derecha de la vaguada de las minas sube otra más estrecha que se llama Valle Redondo y que termina en la majada Yordas; superada ésta nos desviamos hacia la izquierda y por la estribación suroriental se llega a la cumbre.

EN LA CUMBRE DEL YORDAS
 Fue el 13 de agosto de 1950 cuando se alzó por primera vez una majestuosa cruz, de ocho
metros de altura, sobre la cumbre del Yordas o Borín. Los tremendos vendavales y las nevadas del duro invierno 1950-51 la derribaron. La idea partió de Miguel Manteca López, registrador de la propiedad en Riaño, y de varios vecinos más. El 27 de agosto de 1951 fuerepuesta la cruz caída, dándola más firmeza que la anterior. Se la pintó de alquitrán y se  sujetó con cuatro cables. La prensa de la capital (Diario de León 31 de agosto de 1951) tergiversó la noticia, atribuyendo tal obra al Tenis Club Peñalba de León. No cayó bien la noticia en Riaño y más de uno amenazó con serrar la cruz, llegando el Sr. Manteca a a menazar con llevar al Juzgado a quien lo intentase. Lo que no hicieron los hombres, sílo consiguieron los embates del temporal: echarla por tierra. Así estuvo largos años, con un largo madero carcomido en la cima y restos del madero horizontal caído entre las canales de su pared norte.
 El 6 de octubre de 1991, el Grupo de Montaña Yordas colocó en la cima una artística placa de bronce, en forma de pergamino, obra de Venancio Alvarez y Joaquín Cano, con un pequeño buzón. Más de 100 montañeros ascendieron a la cumbre en esta ocasión. Los autores de la placa en la cima del Yordas
 El grupo de Montaña Yordas es uno de los ya históricos en el montañismo leonés. Comenzó sus actividades en el año 1971 con el nombre de Peñalba-Maristas. En la asamblea de diciembre de 1972 se decide el nombre de Yordas como nuevo nombre del club y son presentados los estatutos en enero de 1973, siendo aprobados por la Delegación Nacional de Educación Física y Deportes en junio de ese año. Hoy es uno de los clubs con mayor raigambre en la provincia y de los que mayor número de socios tiene y actividades realiza.
 
 

EL PICO YORDAS, NOTARIO DE LARGA HISTORIA (Ramón Lozano)
Pasando casi de puntillas por su nacimiento allá en los mares paleozoicos hace 300 millones de años, y por las convulsiones hercínicas con fracturas y pliegues, como consecuencia de los cuales emerge de las aguas, rejuvenecido con los movimientos alpinos y modelado por la acción de los hielos las aguas y los vientos, el Pico Yordas ha sido testigo ocular de importantes hitos históricos y a su sombra han vivido muchos pueblos.
 Dos siglos antes de Cristo, los cántabros, instintivamente guerreros, pisarían su cresta y se alimentarían de las bellotas de los robles que en sus laderas crecían. En el año 26 antes de la era cristiana tiene lugar en su ladera norte la gran batalla de Bérgida entre cántabros y romanos, siendo derrotados aquéllos, que inmediatamente huyen a Monte Vindio (Picos de Europa). El castro cántabro y posteriormente el castillo del que quedan restos de su torre y aljibe se ubicaron en la Peña Castiello (donde recientemente se ha encontrado un torque de bronce roto), situada sobre la entrada al valle de San Pelayo, frente a Burón. El asedio del Monte Vindio, con el necesario transporte de la legiones, hizo que se construyesen calzadas romanas por los valles que lo rodean.
Cuando sus moradores fueron obligados a bajar a los valles y dominados por la potencia invasora empezó la romanización; prueba de ella son las numerosas lápidas funerarias con inscripciones de la tribu de los vadinienses que se han encontrado en sus contornos: Anciles, Salio, Pedrosa, La Puerta, Riaño, Burón, Liegos y Lois.
 En el siglo VI se produjo la penetración del cristianismo por obra de monjes misioneros que solían vivir en cuevas.
Y la historia se repite cuando en los albores del siglo VIII se produce la invasión árabe; de nuevo llega el estruendo de las batallas a los oídos del Yordas; esta vez entre la media luna y la cruz, luchando sus habitantes por el eterno amor a la independencia.
Sigue la repoblación de Alfonso I, viendo pasar, aguas arriba del Esla, a muchos cristianos que buscan cobijo al otro lado de la cordillera. Con la batalla que tuvo lugar a 11 km. en línea recta hacia el norte de su cumbre, en El Pontón, el reino cristiano alcanzó su mayoría de edad. Pero los árabes seguían dominando la garganta del Esla situada al mediodía, hasta que Alfonso III da un notable avance a la Reconquista, permitiendo a la población del norte expandirse por la meseta del Duero. La tranquilidad llega a sus lares, contemplando a su alrededor el surgir de los primeros monasterios, y con ellos los pueblos que forman la "corona" del Yordas: Burón, Liegos, Anciles, Riaño (el viejo), La Puerta y Escaro, habiendo desaparecido a lo largo de la historia muchas fortificaciones, ermitas, necrópolis y otros poblados.
A mediados del siglo XV, parte de sus tierras pasan a formar parte de la Merindad de Valdeburón que agrupaba a cinco concejos: Burón, Aleón, Sajambre, Maraña y Valdeón, teniendo rango de realengo, ya que bajo el régimen de señorío sufrirían una explotación por parte del señor de turno. Es la única Merindad del Reino de León que se mantiene como tal casi 400 años.
Desde el siglo X hasta el actual, el Yordas fue testigo de continuos trasiegos:
- De las carretas de sajambriegos y valdeoneses que llevaban hacia el sur, por San Juan y San Miguel, los artículos que fabricaban de forma artesanal a partir de la madera: ruedas de carros, yugos, palas y demás aperos de labranza, y que regresaban con trigo, vino, aceite, garbanzos y orujo. Los viajes duraban de 20 a 30 días.
- De los rebaños de merinas que por la Cañada Leonesa Oriental, pasando por el puerto del Pando y Riaño transitaban hacia los puertos de la Cordillera Cantábrica y de Picos de Europa o hacia las dehesas extremeñas, al ritmo de las estaciones climatológicas.
En el verano de 1836 vuelven a los oídos del Yordas clarines de batalla. En las inmediaciones del Puente Torteros se trabó un feroz combate entre carlistas, a las órdenes del general Gómez, e isabelinos, mandados por Alaix. Fueron muchos los muertos, heridos y prisioneros por ambos bandos.
 Pero es en este siglo cuando la historia del Yordas ha pasado por los trances más amargos. El hombre se propuso cambiar su entorno y lo consiguió. La primera noticia data de 1902 con el nombre de "Embalse de Remolina". En 1927 hubo otro intento con el "Pantano de Bachende". En 1958 se pretendía realizar cinco pequeños embalses y trasvasar parte del caudal del Esla al Sella. Y siete años después vino el proyecto definitivo con sus interminables obras de presa y carreteras, expropiaciones, la creación de un nuevo Riaño, etc. A finales de 1987 se taponaron los tres tubos, el agua comenzó a anegar el valle y se consumió su lenta agonía. Siguieron los interdictos, las manifestacines en Riaño y en León y las demoliciones con la resistencia de los "tejadistas". Al final: un montón de escombros para Riaño, Huelde, Salio, Pedrosa, La Puerta, Escaro, Anciles y parcialmente para Burón y Vegacerneja.
El Yordas debió sentirse impotente ante tremenda tragedia humana, igual que el riañés que, con un palo como arma, quiso hacer frente a un grupo de "antidisturbios". ¿Cómo se sentirá con tanta agua a su alrededor? ¿No echará de menos en sus praderas, al llegar la primavera, el amarillo de los capilotes?. Ha sido una cirugía tremendamente traumática para su paisaje. Los últimos episodios fueron un menosprecio a la realidad profunda de la vida. Con el aniquilamiento de estas tierras se ha mutilado la conciencia de comunidad y la personalidad de muchos pueblos, con la pérdida de su identidad individual y colectiva. ¿Era preciso exigir tales sacrificios en aras de alternativas energéticas y regadíos?.
 
 

COMUNICACIONES: Desde León a Mansilla de las Mulas por la N-601, para allí desviarse a la izquierda hacia Cistierna y Riaño. De Riaño tomar la carretera 637 al Puerto del Pontón, y a 7 km. desviarse de nuevo hacia la izquierda en dirección al Puerto de Tarna hasta llegar a Burón o a Liegos. La distancia de León a Riaño es de 91 km., y otros 11 más para llegar a Liegos.
Si el punto de partida es Liegos, puede tomarse una ruta alternativa, sobretodo si no es en invierno, que permite gozar, además, de una mayor variedad de paisajes de montaña. De León llegar a Boñar y seguir por la carretera del Puerto de San Isidro, bordeando el pantano del Porma hasta Puebla de Lillo. Una vez allí desviarse a la derecha por Cofiñal al Puerto de las Señales y al Puerto de Tarna, donde se vuelve hacia la derecha, sin entrar en Asturias, y se baja dejando a mano derecha el hermoso macizo de los Picos de Mampodre pasando por La Uña, Acevedo y Lario hasta Liegos. En total son 96 km. desde León.
 
 
 
 
 
 
 
 

  PÁGINA INICIAL