LOS ARGÜELLOS
La parte central de la Cordillera Cantábrica da origen a tres ríos fundamentales en la montaña y en la historia leonesas. Son el Bernesga, el Torío y el Curueño. Las cabeceras de dichos ríos conforman los concejos de la Tercia del camino (Bernesga) cuya capital era Rodiezmo (hoy desplazada por Villamanín), la Mediana de Argüello (Torío) cuya capital era Cármenes y Valdelugueros (Curueño) cuya capital era Lugueros. Estos tres concejos conformaron desde antiguo la Hermandad de los Argüellos.

Acerca de los Argüellos
La montaña de los Argüellos:   Montaña de la Tercia del Camino
                                                  Montaña de la Mediana de Argüello
                                                  Montaña de Valdelugueros
 


El primitivo nombre de la región fue Arbolio y así consta en documentos desde el año 891, aunque la tradición popular dice que el nombre de Argüellos deriva de un arca en que se guardaban los documentos más importantes, Leyes, Fueros y Libros y el vaso votivo de plata y el cuerno para la distribución del vino, arca cerrada con tres argollas, una por cada concejo. Hoy en día se conserva, custodiada por el presidente de la junta vecinal de Genicera un cántaro de madera de nogal de cuatro azumbres de capacidad, para el vino y otros elementos tradicionales del concejo.
La historia de la hermandad empieza en los días de la reconquista, cuando en las montañas cántabro-astúricas se refugió lo más representativo de la España visigótica que venía huyendo de los invasores sarracenos. Se situaron estratégicamente en los viejos castros de los descendientes de cántabros y astures que les acogerían, y construyeron fortificaciones y castillos para defender las gargantas de entrada en la montaña. Se pueden reseñar los castros de Cármenes, Genicera y Orzonaga, y todavía quedan recuerdos de las fortificaciones y existen restos de torre defensivas de forma circular en Canseco, Redilluera, Lugueros y Genicera, y restos de loscastillos medievales de Gordón, Cervera, Aviados y Montuerto.
Todos los vecinos de los pueblos que constituían el Concejo de Arbolio se reunían en asamblea popular, con voz y voto, para resolver los problemas comunitarios, las facenderas... No siempre era fácil reunir a todo el concejo, y por ello surge la institución de los Hombres Buenos "Homines Boni", que en número reducido, se reunían en Concejo limitado en representación de cada pueblo para atender asuntos que no admitían espera.
El concejo limitado de los hombres buenos se reunía donde podía y se decidía, pero el gran concejo de Arbolio tenía lugar en la Collada del Coto (hoy Collada de Valdeteja), cerca de Genicera, en un explanada entre las tierras del Torío y del Curueño. En este lugar se perfilaron las ordenanzas que sirvieron de norma jurídica, se dieron a conocer los fueros concedidos por los reyes al Concejo General, se administraba justicia en lo civil y lo criminal, en presencia de todos.
En el siglo XIV, un privilegio de Fernando IV otorga la facultad de tener jueces propios a la Tierra de los Argüellos, seis, dos por cada "tercia parte".
Las cortes de Cadiz desde 1812 cambiaron radicalmente la vida de los antiguos concejos con la aparición de los Ayuntamientos.
Como curiosidad referida a la comarca podemos citar el poema de El León de España, publicado por Pedro de la Vezilla Caftellanos en el año de 1586. En el mismo se recogen datos de la historia, toponimia... de la tierra leonesa, entre los cuales se encuentran béllamente evocados algunas de las historias de las que el autor engendra los nombres de pueblos y gentes argollanas:
                          Ya dejé juntos con los argollanos
                                    los treinta montañeses que antes dije...
                                    Susarón a su cumbre me convida,
                                    a quien la sangre infiel hasta el pie baña
                                    de la argollana recogida gente...

Alumbra el nacimiento de héroes épicos de estas montañas, como Curienno, Genacino, Canioseco o la bella Polma.
                            Dejó al bravo Curienno allí tendido
                                       en el foso de los muertos ya tupido,
                                        y por memoria dezte varón fuerte
                                        el valle de sus huesos se olvidaron
                                        cubiertos del mortal eterno sueño,
                                        se llama hoy día el valle del Curueño...

                                        viéndose el de Nuanza altivo y fiero
                                        quedar señor del campo y la victoria,
                                        dijo, por decir rey, rey ero,
                                        dijo con voz alta y notoria,
                                        dando principio al nombre de Reyero
                                        con fama eterna de inmortal memoria
                                        como le dió a Getino, Genacino,
                                        y a los Cansecos, Canioseco dino...

                                        que en su memoria el río presuroso,
                                        de Polma Porma se dirá famoso...

Este curioso libro mereció ser salvado de la quema en el famoso escrutinio que en la biblioteca de Don Quijote hicieron sus amigos el Cura y el Bachiller Sansón Carrasco.
 


LA MONTAÑA DE LOS ARGÜELLOS
El territorio del antiguo Arbolio ofrece al montañero alguna de las más bellas montañas de León. Terreno montañoso por naturaleza, sus cumbres rondan siempre  los dos mil metros de altitud, con ascensiones y escaladas para disfrutar durante toda una vida.
Para ofrecer una guía práctica de la montaña de los Argüellos vamos a dividirla en los tres concejos que la conforman:
Montaña de la Tercia del Camino: Regada por el río Bernesga que nace en las cercanías del Puerto de Pajares, su antigua capital era Rodiezmo, hoy desplazada por el ferrocarril y la carretera en favor de Villamanín. La cumbre más emblemática de la zona es el Pico o Cueto Fontún, vigía incansable del valle, que levanta sus 1948 metros de altura muy cerca de Villamanín, enfrente del Pico Currillos y de la Peña Laza.
Al otro lado del valle, levantan orgullosas sus crestas la Tres Marías, encima de Casares y de Cubillas, pueblos que ya no pertenecen a la Tercia, sino al señorío de Arbás.
Detrás de las Marías se levanta airosa la Peña la Barragana, y un poco más allá las Peñas del Prado, murallón calizo con algunos de los itinerarios de escalada más bellos de la provincia leonesa.
Un poco más al norte, sobre los pueblos de Millaró, Busdongo, Camplongo, Tonín, Pendilla y Arbás del Puerto se levantan un conjunto de cumbres, cuyo recorrido conocido como Travesía de los dosmiles nos sitúan en la zona más elevada de los Argüellos. Se trata de La Pájara (2002 m.), Cellón (2035 m.), Tres Concejos (2020 m.), Pisones o Camparón (2050 m.), Robequeras (2110 m.), Estorbín de Valverde (2115 m.), Bolero (2043 m.), Vallequín (2081 m.), Aguazones (2049 m.), Campas Tiñosas (2101 m.), Peña Celleros (2121 m.), Recuéncanos (2161 m.), La Carba (2162 m.) y Brañacaballo (2181 m.), máxima altura de todo Arbolio.

Montaña  de la Mediana de Argüello: Ocupa la ribera del río Torío. Su capital era Cármenes, quedando al sur, en límite de los Argüellos pero fuera ya de la Hermandad  el concejo de Vegacervera. La montaña de la Mediana, al ser su territorio más estrecho que el de sus vecinos, va a ser  fundamentalmente la divisoria con la Tercia y con Valdelugueros. Así en el norte, parte de la Travesía de los dos miles, desde El Bolero al Brañacaballo van a compartir laderas y puntos de acceso entre la Tercia y la Mediana, pudiendo accederse a los mismos desde los pueblos del Torío, Piedrafita o Villanueva de Pontedo, teniendo en la vertiente del Torío el Brañacaballo otras tres cumbres de importancia, Sesteo (2046 m.), La Foya (2017 m.) y La Pizarra (1977 m.).
Al norte de Canseco, ocupando la cabecera de los valles de Cansequillo y Murias se alzan las cumbres de La Fitona (2020 m.) y La Colladona (2016 m.), y en los límites con el puerto de Vegarada las cumbres del sector Huevo-Faro del que ya hablaremos al hacerlo de Valdelugueros. Al sureste de Cármenes se alza una montaña conocida como Bodón, al igual que otra que existe en Valdelugueros, y más al sur, quizá la cumbre más bella de la zona, el pico Polvoreda o Correcillas (2011 m.). Entre esta cumbre y el Pico Valporquero se hunden las Hoces de vegacervera. Otras peñas de interés en la mediana serían el Machamedio (1911 m.) al final del "encantado" valle de Gete, y la larga cresta rocosa enfrente y al sur de Genicera que culmina en el Coto Calvo (1929 m.), en cuya cara norte se encuentran gran número de itinerarios de escalada en hielo y que protege de la vista y los visitantes el mítico puerto de Sancenas, y el Coto Cabañas (1905 m.) al norte. Entre ambos Cotos se encuentra la Collada del Coto, en la que se reuniría el concejo de los Argüellos a deliberar.

Montaña  de Valdelugueros: Representa el borde oriental de Arbolio y ocupa la cabecera del río Curueño. Su capital es Lugueros, situado al norte del mítico Bodón (1957 m.), el Bodón de Valdelugueros, puesto que ya hemos visto el otro Bodón de la Mediana. La montaña de Valdeburón alcanza sus mayores alturas al norte, conformando en su seno las praderías de
Vegarada, con la cresta que por el este arranca en el Jeje (2094m.), Nogales (2077m.), Pico del Oso (2025m.), Fuentes (2022m.) y culmina en las cumbres del Toneo(2094 m.), Agujas (2155 m.), Roldán (2145 m.) y Cuerna (2141m.), ya en el límite con las tierras del puerto de San Isidro y el Porma. Al oeste de Vegarada nos encontramos con la cresta que comienza en La 
Solana (2067 m.) y por el Pico de la  Quemada (2048 m) va al Faro (2110 m) y al Huevo de Vegarada (2156 m), ya en la divisoria de aguas con La Mediana de Argüellos. Del Huevo sigue la cresta hacia el sur por la Sierra Blanca (2103 m) hasta la Morala (2144 m). Al norte del Faro, la cresta se continúa por la Fitona (2020 m) y La Collaona (2016m).
Al sur de valdelugueros se encuentran las Hoces del Curueño, también llamadas Hoces de Valdeteja u Hoces de Nocedo, desfiladero calizo horadado por el río Curueño de forma similar a las Hoces de Vegacervera, y conformado entre dos altivas montañas, de un lado la Peña Valdorria (1927 m), que merece la pena ascender desde el apartado pueblo del mismo nombre y la ermita de San Froilán,
y de otro el Cueto Ancino o Huevo de Nocedo, modesta montaña de 1734 m, pero que lo escarpado de sus laderas ha hecho que los montañeros leoneses lo llamen (un poco pretenciosamente) el K2 leonés.
 Más al sur, cerrando la vista sobre la meseta, otra modesta pero atractiva peña, la Peña Galicia, sobre Aviados, donde se encuentra una pequeña pero atractiva escuela de escalada y donde se ven los restos de un antiguo castillo, en el que algunos localizan el Castillo de Arbolio de las crónicas, que fue de la familia de los Guzmanes y era baluarte defensivo en sus luchas con los Quiñones, condes de Luna, ambos depredadores feroces, como buen señor feudal que se precie, de la montaña en la edad media.