Relieve

Tomelloso se extiende sobre una gran llanura, limitada al norte por la Sierra de Campo de Criptana (cerro de San Antón, 731 metros) y al sur-sureste por unas ondulaciones del terreno que supera en algunos cerros los 800 metros y que los tomelloseros conocen como "el monte".
Este pasillo donde se encuentra la ciudad, es llano como la palma de la mano y oscila alrededor de los 660 metros sobre el nivel del mar (662 metros en el casco urbano).

Ríos y aguas subterráneas

El río Guadiana bordea el término municipal de Tomelloso por el Sur y el Oeste. Procede de las Lagunas de Ruidera y viene encajonado hasta el término de Argamasilla de Alba.
Su régimen irregular, dio lugar a históricas inundaciones (avenidas) corregidas por la construcción del Embalse de Peñarroya.

Relieve de la Comarca

El río Guadiana tiene su origen en los arroyos, torrentes y aguas subterráneas que alimentan las Lagunas de Ruidera. Esta parte del río se conoce como Alto Guadiana. En este tramo el río desaparece por causa de las filtraciones, evaporación y falta de caudal para volver a aparecer en el lugar conocido como "Ojos del Guadiana" cerca de Villarrubia de los Ojos. Atraviesa toda la provincia de Ciudad Real y se adentra en Extremadura y después en Portugal, para ir a desembocar a la ciudad de Ayamonte (Huelva), en el océano Atlántico. Entre sus afluentes, cabe destacar Záncara, Cigüela, Jabalón, Bullaque y Zújar. Es un río irregular y de poco caudal, especialmente en nuestra provincia.

En la actualidad, el río Guadiana está canalizado desde el citado embalse hasta la localidad de Argamasilla de Alba y una irracional y descontrolada utilización de los regadíos ha acabado no sólo con buena parte de los recursos del propio río sino, lo que es más grave, con los de los grandes acuíferos que se encuentran bajo estas tierras (acuíferos 23 y 24).
Por el norte de Tomelloso circulan los cauces de dos afluentes del Guadiana: Záncara y Córcoles que alternan prolongados períodos de estiaje con crecidas que inundan las tierras cercanas.
En la zona del monte circulan, en épocas de tormenta, numerosos arroyos que alimentan las cuencas de los ríos citados o filtran las aguas a los acuíferos.

Vegetación

Es una tierra árida, con escasa vegetación natural. En principio predominaba el matorral típico del bosque mediterráneo pero, fundamentalmente a partir del siglo XIX, fue objeto de una progresiva deforestación, siendo sustituido por grandes extensiones de viñedo de secano y algo de cereal. En los últimos años se ha producido la intensiva conversión de las viñas de secano en regadío y la introducción de otros cultivos de regadío: melón, pimiento, plantas forrajeras... Por esta razón, los restos de esa vegetación natural mediterránea hay que buscarlos precisamente en esa zona que citábamos antes ("el monte"), en las carreteras de El Bonillo, Ossa de Montiel y Ruidera; es en "el monte" donde aún se mantienen algunas <<manchas verdes>> de encinas (las populares carrascas) y matorral (tomillo, romero, espliego, retama...). La actividad agrícola, ha modificado, por tanto, el paisaje y la vegetación en toda la comarca.


Una de las cada vez más escasas manchas verdes
de bosque mediterráneo


Suelos

La comarca de Tomelloso alterna zonas de suelos arenosos y calizos de manera bastante irregular, aunque suelen predominar los arenosos al norte (cuenca del Záncara) y los calizos al sur. Son, en general, suelos pobres y poco profundos, sobretodo los de tipo calizo.