OTRA DESCRIPCIÓN (SITUACIÓN)

Descripción de  SAN JUAN DE LA NAVA, hecha en  1927 por ABELARDO RIVERA en la GUÍA GEOGRÁFICO-HISTÓRICA DE LA PROVINCIA DE ÁVILA:

Esta villa se halla situada en la falda de una pequeña montaña entre las jurisdicciones de Riofrío por el N, Navaluenga por el S. El Barraco por el E. y Navalmoral por el Oeste. (No cita la limitación con Sotalbo)

Su población actual es de 1.188 habitantes de hecho y 1.246 de derecho.

Atraviesa su término el río Alberche, en una extensión de 2 kilómetros.     

Posee el monte pinar número 85 del Catálogo, que produce resinas y pastos, otro monte sin arbolado cuyo nombre es Navasllanas y la dehesa llamada Zarzalejo.

Pasa por las inmediaciones del pueblo la carretera de Venta del Obispo a Cebreros, desde el kilómetro 44 al 49 atraviesa la jurisdicción de este pueblo, también pasa por el término la carretera de Ávila a Venta de Tablada y un camino vecinal a Navaluenga ( aun no tenía la categoría de carretera) además del ramal de carretera provincial que empalma esta villa con las carreteras antes citadas.

 

Produce cereales y existen algunas viñas. su principal riqueza es la ganadería lanar. Hay abundantes pastos.

Este pueblo fue excluido como barrio o lugar del Ayuntamiento de El Barraco en 2 de junio de 1773, haciéndose villa en virtud de Cédula expedida en dicha fecha por el rey D. Carlos III.

En el edificio Ayuntamiento, existe un escudo del año 1779, fecha en que se hizo la obra, durante el reinado de Carlos III.

La fiesta principal se celebra el primer domingo de octubre en honor de la patrona la Virgen del Rosario. Hay una costumbre tradicional, que consiste en celebrar las fiestas 24 de enero y 6 de mayo a San Juan Apóstol, conmemorando el hecho de haber rodado  hace  muchos años una piedra de enormes dimensiones, desde la cumbre del Cerro a cuyo pie se asienta el pueblo, dicha piedra paró repentinamente delante de la primera casa de la villa y fue verdaderamente milagros el que no ocurrieran desgracias personales ni materiales.

Los trajes típicos que se usaban hasta hace unos diez años:

Las mujeres llamaban la atención por su indumentaria, que consistía en una mantilla de paño adornada con flores amarillos y encarnados y un pañuelo de flores a la espalda, calzado de paño y medias de lana, se peinaban con moño en trenza, todo lo larga que daba de si el pelo, sujeta por su parte media. el traje del hombre se componía de bragas, calzones, chaqueta y sombrero grande todo de paño y en las vestiduras llevaban con adorno elegante, muchos botones.

* En el Prólogo del libro realizado por Enrique Romá, Gobernador Civil de Ávila describe a las gentes abulenses, donde se incluye a los sanjuaniegos....

"Gente sencilla, de recio temple castellano que pide, que suplica, pero que no se humilla, que no adula, que conserva siempre una noble altivez, que no es hija del orgullo, sino de la fortaleza de la raza"

 UNA BREVE LEYENDA AL HILO DE LO EXPUESTO

Al Canto " La Nía", los de justicia iban a calzar la piedra para que no se cayera, lo celebraban el día de San Juan... ¡ Calzan la Nía!, dicho,  posible hecho, van los de justicia a calzarla. De ahí debe venir el nombre y dicho de que " ...En San Juan de la Nava calzan las piedras con jamones", en estos comentarios nombraban al pueblo cariñosamente como ".. La Risca...."

    Volver al principio de esta página                                                                       Ir a página anterior


© Juan García Yuste. 2002