LA BOLA DEL ROLLO

Definición general:

Rollo jurisdiccional:  La Picota , más conocido en la Comunidad de Castilla y León como “Rollo”, es una columna de piedra que solía alzarse en la entrada de aquellos municipios o de sus términos, que gozaban de plena jurisdicción, donde se exponían los cuerpos o cabezas de los ajusticiados, así como los reos a la vergüenza público.

Fueron suspendidas por decreto de las Cortes de Cádiz de 1813.

El “Rollo” jurisdiccional de San Juan de la Nava,  está emplazado en la Plaza de San Sebastián donde había una ermita bajo la advocación del ese santo.

En la Real Cédula fechada en El Pardo el 1 de abril de 1773, el rey Carlos III confirió a San Juan de la Nava el título de Villa, “con jurisdicción civil y criminal alta y baja  mero mixto imperio”.

“ Y os permito, dice el Rey que podáis poner y pongáis: Horca, Picota, Argolla, cuchillo y otras insignias de jurisdicción que se han acostumbrado poner por lo pasado y se acostumbra por lo presente en las otras villas que tienen y usan de jurisdicción”

Cita V. Picatoste, que no fueron pocas las diferencias entre la nueva villa y El Barraco puesto que éste,  no podía ver con buenos ojos,  como se mermaba su jurisdicción municipal, no obstante apenas se constituyó el Ayuntamiento, se pensó desde luego en levantar las insignias jurisdiccionales de las que subsiste el Rollo, "la Picota donde se colgó un cuchillo como de media vara", que ha desaparecido, también se propuso hacer la casa de Consejo....

Otro de los elementos que configuraban la Villa era la Horca ,la referencia de ella en San Juan de la Nava, solo queda en la toponimia del lugar: “ El Llano de la Horca”. En la zona norte del pueblo, cercano al "canchal del Reventón",  en una explanada donde está construido el  nuevo depósito del agua, a los pies del pinar de la Solana, el recuerdo  más próximo,  es que había dos grandes piedras en posición vertical, que formarían parte del citada horca y no se sabe cuál fue su paradero final.

 

Volver al principio de la página                                                      Ir a la página anterior

 


© Juan García Yuste. 2002