LAS BODAS

Las bodas tradicionales duraban varios días, amenizadas por los dulzaineros, tenían en San Juan de la Nava sus peculiaridades que le dan carácter y un ambiente festivo del que disfrutaba todo el pueblo.

 Un mes antes aproximadamente, el padre del novio iba a pedir la mano de la novia acompañado de quien fuese a ser el padrino y algunas personas más. Si todos quedaban de acuerdo se hablaba con el cura-párroco para realizar todo el trámite burocrático y acordar las fechas de las "publicaciones" se daba lectura en la misa de las amonestaciones durante tres domingos, recordando el futuro enlace por si alguien tenía conocimiento de algún impedimento.

Por esas fechas se celebraba el "Día del Vino", los familiares del novio y de la novia se reunían cada uno en su casa. Antes de la cena, algunos hombres.. el novio, padre, tíos..., iban  a la casa de la novia... " a ver si se "publican"... El padre de la novia, solía negar que los conocía, no los había visto ni tratado nunca...,cuando estos se van a ir, el padre de la novia...comienza a recordar, se ponen de acuerdo y lo celebran invitándoles, regresando los familiares del novio, después se iban a  casa. Seguía el rito volviendo el novio y algún primo suyo a casa de la novia, la colocaban entre varias mozas para ver si la reconocía y en ese momento le regalaba algunos pañuelos y algún aderezo de plata, el novio también la piropeaba diciéndole alguna copla:.....

En esta caja te traigo

las prendas de nuestro amor

recíbelas con cariño

como te las traigo yo...

El día de la primera publicación los novios invitaban a  los amigos. LLegada ya las vísperas de la boda la novia enseñaba en una casa la ropa que llevaba, "el ajuar" la mayoría del pueblo solía ir a verla.

Para la boda se mataban ovejas, se hacían morcillas, los hombres iban a partir leña para guisar todos esos días de la boda, a veces se buscaba a varias mujeres para hacer los guisos, "guisanderas", También se procuraba proveerse de la vajilla y cubertería suficiente, la cual era sencilla pues se solían usar escudillas y fuentes grandes de las cuáles comerían varios, sentados frente a frente.

Tras fiestas y refrigerios múltiples llegaba el día de la boda.

El día de la boda cada uno de los novios daba el desayuno para sus invitados, a continuación los del novio con la "gaitilla" recogían en  tono festivo a la novia y todo el acompañamiento se dirigía a la iglesia. durante la misa, concretamente en el Ofertorio el dulzainero con permiso del cura, tocaba la Marcha Real y al finalizar la ceremonia, en la puerta de la iglesia mientras salían los novios tocaban la jota castellana.

Una vez casados, los familiares iban primero en casa del novio y después a la de la novia a tomar "las colaciones": bollos, pastas, mantecados, etc., todos de origen casero, hechos en los pequeños hornos familiares (casillas de masar) y como no, regados con buenos vinos de la tierra.

Los novios y padrinos desayunaban en casa del novio... (típico era la tortilla de sesos). Después se llevaba a la novia a su casa y el novio volvía con los padrinos a la suya. Llegada la hora de comer con la "gaitilla" de nuevo, el novio recoge a la novia y la trae a comer, se solía comer "cocido de garbanzos" ( sopa, garbanzos y carne, tocino, morcilla, chorizo, relleno, etc. 

Terminada la comida, se ponía una bandeja junto a los novios para que cada uno depositase su regalo, la mayoría de las veces en metálico. Terminada la comida y tras un breve descanso, " se ponía de nuevo el baile en la plaza".

Antes de la cena, la novia se iba a su casa para cambiarse de vestido. La familia del novio volvía a la suya, para después volver a recogerla de nuevo para cenar.

Después de la cena se bailaban los "ceazos"... Se ofrecía un regalo a los novios y ellos solían bailar una jota breve, una seguidilla... , ¡ a la gala de la novia,  un cordero !..  decía un invitado y volvía de nuevo a bailar con la novia, así se iban dando regalos, unas veces era dinero y la mayoría productos del campo: (garbanzos, patatas) o pollos , gallinas o enseres para la casa,  para que los novios iniciasen la vida de casados con cierta holgura. Terminaba el día yéndose los novios a acostarse, cantándoles  la ronda  y haciéndoles alguna broma, para molestarles en su noche de bodas.

A la mañana siguiente todos los invitados iban a levantar a los novios, tocando la "gaitilla" pasacalles y la diana. Los padres les llevaban el desayuno, las mozas hacían chocolate y se lo ofrecían a los novios.

De nuevo se guisaba carne y se hacían tortillas en ambas casas, juntándose en la casa del novio para comer y cenar. Terminada la comida se iban a bailar las galas por todas las calles, con la música,  de nuevo el dulzainero, los vecinos les daban "la gala", un sencillo presente: un tazón de garbanzos, algún huevo, etc.

En los "ceazos", junto a los bailes y regalos se decían coplas, pequeñas poesías alusivas al acontecimiento, motivado por la familiaridad, la ocurrencia, la gracia y la diversión, véase una pequeña muestra:

Una copla te diré

 que la hice en los Poyales,

eres la moza mas hermosa

que he visto por estos lares

------

"Siete años llevo pensando

para estudiar esta copla

y he llegado a comprender

que el que corre se sofoca.

----

Desde Añover he venido

a ponerte este collar,

Dios me lo deje poner

y después de haberlo puesto

te lo deje disfrutar.

----

Esta noche eres María.

Mañana serás mi esposa

esta noche eres soltera

despídete de las mozas.

Cuando una novia dejaba al novio, éste en la ronda más próxima decía las siguientes coplas  un tanto hirientes:

Eres guapa por delante

eres fea por detrás

y por delante te pareces

una albarca "encorreá".

--

Cuando yo estaba en la mili

ciertas cosas pude ver

una moza con tres novios

mira si andaría bien.

          Volver al principio de esta página                                                                 Ir a página anterior


© Juan García Yuste. 2002