EL MANÁ DE SAN JUAN DE LA NAVA   

(Una historia extraña)

 Encontrarse con un libro del año 1772, en el que se expone un hecho ocurrido en el año 1751 en San Juan de la Nava, dedicando un amplio estudio o ensayo a un suceso insólito, da pie a considerar que a pesar de ser sobre una noticia increíble, dé gran veracidad a lo sucedido.               

Se titula: “Sobre el Manná, que el día de San Bartolomé del año  próximo pasado de 1751 apareció en las Villas de Santa Cruz de Pinares, San Bartolomé, Herradón, lugar de El Barraco y San Juan de la Nava su anexo, pueblos todos de este Obispado”.

¡ Maná en San Juan de la Nava!, ¡había caído o aparecido!  ¿Maná en nuestro pueblo?.

Oir hablar de Maná(1) siempre nos remite al Libro del Éxodo (16, 13-15 y 35), donde dice“… y por la mañana había una capa de rocío alrededor del campamento. Al evaporarse el rocío, apareció sobre la superficie del desierto una costra fina, escamosa, y tenue como la escarcha sobre la tierra. Cuando los hijos de Israel lo vieron, decíanse unos a otros: ¿Qué es esto? Pues no sabían lo que era. Moisés les dijo: Es el pan que os ha dado Yahveh para comer. (…) Los hijos de Israel comieron el maná por espacio de cuarenta años, hasta su llegada a país habitado; comieron el maná hasta su llegada a los confines del país de Canaán.”.

Pero la noticia citada es de 1751 ¿? y en ¡nuestra zona!.

Maná significa literalmente: ¿Qué es ésto?. En nuestro pueblo, pudo haber ocurrido algo parecido esa noche de San Bartolomé. (24 de agosto).

 

El libro: Escrutinio Physico-Médico-Chimico de las aguas dulces del común uso de los Reales Sitios de San Ildefonso y Balsain y de los minerales de Alaraz y Muñana, contiene una Disertación del Manná que se observó en varios pueblos inmediatos a la Ciudad de Ávila el año de 1751 y el modo de usar de un específico anticuartanario(2), es de Francisco Alonso Esteban García Lecca, médico de Familia del Rey “Nuestro Señor” Carlos III…, ocupa un espacio considerable el documento, en el que analiza este hecho sanjuaniego.

El autor indica y expone…entre otras cosas (con el castellano usado en esa época):

Lector benévolo, no capitules por extraña esta disertación…yo me hallo tres leguas de los más de estos pueblos y no contentándome con lo que he oído a sujetos de toda confianza, he pasado a registrar lo conducente para poder hablar con desengaño y realidad.

… Sigue diciendo que:

Tengo que anteponer algunos supuestos precisos, ¿Qué pueblos?, ¿qué suelo y árboles son los que contienen estos lugares?, ¿en qué árboles se observó este rocío o sustancia melosa?, ¿si es o no Manná? ¿Se cuajaba o se disolvía con el calor del Sol?, si purgaba o no con suavidad o irritación.

A partir de estas preguntas plantea unos supuestos:

Cita que los suelos de estos terrenos… producen poco trigo, más centeno, algo de cebada, lino y frutos comestibles, que la aplicación de sus vecinos ha logrado, a fuerza de gastarlas en arrancar peñascos.

Tras describir la zona, continua diciendo que apareció el Maná el día de San Bartolomé (24 de agosto), ese año de 1751 como se ha citado, fue muy seco y que se pudo coger hasta “cuasi todo octubre”, en cuyo mes, llovió algo y desapareció... …los sauces, mimbreras, xaras, parrales, zarzas y así como algunos frutales y prados, estaban más cargadas,  que los que no tiene suelo húmedo…

  Viose como queda dicho este rocío cuajado, sustancia melosa o Manná en las expresadas villas y Lugares de este Obispado….Era de color blanco, se derretía o desleía con el Sol, para poderlo comer tenían que madrugar, aparecía a la mañana siguiente igualmente cubiertos de él.

 Continúa su exposición: … Puede dudarse si es maná o no este rocío meloso, pero es blanco en comparación del maná  Calabrino(3) entre blanco y pajizo, se duda de que sean purgantes, de los efectos y gustos trataremos más adelante.

Por último digo que entre los que comieron mucho llevados de un buen sabor, fue un molinero adolescente y robusto al que después de una notable diarrea con semejantes “retortujones” de vientre, le resultó estilicidio(4) sanguinolento de orina.

                  

 Cita que otros se lo tomaron en Madrid y no les hizo efecto. ..Lo cierto es que es un purgante blando y que aun marinándola a un cocimiento de ruibarbo, suele convertirse en sustancia, por lo que no sabemos con las que se daría, para culpar o no de purgante a la nuestra….

Algunos defendían que era zumo de ciertos árboles, como de fresnos y ornos(5) pero ante la duda en otros lugares se aseguraron y envolvieron algunas ramas en lienzo y con todo esto lo tenían el día siguiente con la misma igualdad…….

Es pues el maná un rocío un licor suave que algunas veces se disuelve con el aire al romper el Alba…., el cual al poco tiempo crece  y se pone espumoso engrumecido..de tal fuerte que parece goma, solo vi dos géneros de esta en Italia, el uno se trae de la Región Oriental y de Calabria el otro, de esta hay dos especies una “esquisita” y el otro que es disipada o adulterada con azúcar, la de Calabria se tiene en gran estima, cogiéndose de las hojas de los árboles.

Continúa apoyando el argumento de que sea maná, aludiendo a los experimentos de Don Juan Minuart, (sujeto hábil en materias farmacéuticas), “tiene hechas algunas incisiones en los sauces donde más se cogió, de los que ha salido un licor subdulce,..,en corta cantidad, muy ajeno de ser Maná, como el que en ellos se cogió en el año 1751.

,En un artículo publicado en el ABC de Sevilla el día veintinueve de marzo de 1968, su autor Gabriel Sánchez de la Cuesta, catedrático de la Universidad de Sevilla y miembro de las hispalenses Reales Academias de Medicina y de Buenas Letras. Cita que en la provincia onubense pudo haber ocurrido algo parecido una noche de noviembre del año 1764.

(Sánchez de la Cuesta apunta (…) a un origen vegetal (una especie de secreción generada por algún árbol o planta, depositada por la acción de los vientos (6).

La segunda explicación, que el articulista encuentra muy posible, es la de la recepción en la atmósfera de un material extraterreno.

La tercera teoría apunta hacia la génesis del producto en la propia atmósfera, lo cual resulta indemostrable ya que, no se conoce la composición química del producto.

Descarta, siguiendo el estudio que sea rocío con nuevos argumentos, concluye diciendo:

Que sea Manná como la que pinta Mathiolo(7) lo demuestra el color blanco, su transparencia, dulzura, suavidad al gusto y en fin, la experiencia de haber purgado como queda dicho, al molinero, y otros.

El autor insiste en ser incrédulo, pero continua aportando más argumentos de que sea maná y dice:

…Y si esto no basta para persuadir a que es Manná de la atmósfera, cabe decir que Don Manuel Fernández, cura párroco de la villa de San Bartolomé de Pinares, observó y notó que sentía por la mañana al romper el alba, cuando lo estaba cogiendo, que le caía una humedad en las manos y rostro, melosa y pegajosa, cuyas razones me parece evidentes para poder afirmar ser rocío y ser Manná… en cuyo asunto procuraré en adelante proseguir observando lo que conduzca para su mayor estabilidad y aprecio, si continua cayendo…

Ante estos datos, dados a conocer en el documento descrito, solo cabe poner un gran interrogante. Es una mera exposición de hechos, las conclusiones quedan al libre albedrío del lector.

                                                                                                                                                                  

NOTAS:

(1)Según el libro del Éxodo, el maná (hebreo:מן) era el pan enviado por Dios a los israelitas todos los días durante los cuarenta años que estos deambularon por el desierto. Los israelitas lo llamaron así al expresar: «¿Qué es ésto?». Lo recibían todos los días, menos el séptimo, sábado,  por lo cual debían recolectar doble ración el sexto día, es decir un gomer por cabeza (Éxodo 16:22).

(2) Medicamento o procedimiento medicinal que es eficaz para combatir la dolencia de una calentura llamada cuartana.

(3) Región del Sur de Italia.

(4) Emanación de una sustancia o líquido que sale de una parte del cuerpo.

(5) Fresno florido, es una especie de árbol perteneciente a la familia de las Oleáceas.

(6)Según el autor del reportaje, noticia del suceso aparecía también en una carta del prior de San Jerónimo del Campo, de Sevilla, fray Juan de San José, dirigida a ese otro monje jerónimo del mismo monasterio solicitándole una explicación. La misiva iba acompañada de una ramita recubierta de la misteriosa “nieve” que había caído en Cumbres Mayores en la noche del 1 al 2 de noviembre de 1764. En palabras textuales del prior “Cayó en la villa de Cumbres Mayores una especie de nieve, que causó mucha novedad, porque no se deshizo, como regularmente sucede; sino que enjugándose, permaneció la tierra blanca, y lo mismo los árboles y piedras; quedándoles pegada una especie de azúcar, que aplicada a la lengua se percibe dulce”.

(7) Pedro Andrés Mathiolo, médico de Senna, Ciudad excelente de Italia, que aunque antiguo puede hacer opinión y más siendo Botánico y Herbolario que Apolineo.

 

NOTA: RELIQUIAS: (Curiosidad)

Unas  raciones de Maná recibidas  por los israelitas en la travesía del desierto del Sinaí, se custodian en las  Catedrales de Oviedo y Coria.

                    Volver al principio de esta página                                             Volver a la página principal


 

© Juan García Yuste. 2016