BODON
LA CUMBRE MITOLÓGICA DE LOS ARGÜELLOS

La cumbre del Bodón levanta sus 1960 metros de altura sobre la secular comarca de los Argüellos, concretamente por encima de Valdelugueros, en aguas del rio Curueño.
Esta cumbre mitológica fue situada entre las 10 montañas más guapas de León en una encuesta realizada hace algún tiempo entre los montañeros leoneses.

¿De donde viene el nombre de Bodón?. Para los que nos movemos en la naturaleza, la toponimia puede ser una afición apasionante, en la que se mezclarán el trabajo científico (si somos serios) y la tradición y la leyenda que a veces son formas de apreciar la realidad. En el caso del nombre que nos ocupa, los autores discuten el origen, aunque al parecer  Bodón derivaría de la raiz céltica *bhoudhi-, que significa "victoria" y que está ampliamente representado en la toponimia europea. Según ésto, Bodón sería algo así como "el victorioso", "el dominante", y en efecto, es el que domina ampliamente sobre los praderíos de Valdelugueros. La leyenda habla, además, de un dios Bodo al que adorarían las tribus cántabras y astures que una vez vencidas por los romanos fueron dispersas por la cordillera.
En Cármenes apareció una lápida Vadiniense y en una inscripción aparecida en Villadepalos se habla del cántabro Veicio que cumplió su voto al dios Bodo. ¿Será la cumbre del Bodón, alzada entre las tierras del Curueño y el Torío, la morada del dios Bodo, el dios de la victoria?.
Existe otro Bodón, cercano a éste, y con características muy parecidas. Se levanta, cercano a
Cármenes, algo más bajo que el que nos ocupa, y ambos con un pueblo a sus espaldas, al norte, con idéntico nombre. Valverde, el de Curueño,en éste. Valverdín, el del Torío en aquel. ¿Coincidencia?.

Como ya hemos dicho, el Bodón se sitúa en uno de los extremos de los Argüellos. Esta secular
comarca está formada por tres tercias, la más occidental la Tercia del Camino en aguas del Bernesga (ver Fontún). La central llamada La Mediana, con capital en Cármenes y que componía los 17 pueblos del cabecera del rio Torío al norte de Felmín y la más oriental, Valdelugueros, con nueve pueblos en la cabecera del Curueño y cuya capital sería Lugueros.
La historia de los Argüellos, primitivamente denominados Arbolio data, seguramente, de los años en que las tribus cántabras y astures derrotadas por los romanos se asentaron definitivamente en aldeas y pueblos y necesitando un gobierno constituyeron el Concejo de Arbolio, formado por todos los vecinos de los pueblos que lo componían y que se reunían en concejo abierto en que todos tenían voz y voto en la Collada del Coto, entre Genicera y Valverde, hoy mal llamada Collada de Valdeteja. Hay un documento de 1309 relatando la asamblea que dice: "Seyendo el concello de Arbolio de todas tres las tercias juntado enna collada del Coto, hu se suel fazer el concello..."  No siempre se podía reunir toda la asamblea, puesto que algunos vecinos tenían que venir de la lejana Tercia del Camino, y surge la institución de los "Hombres Buenos", que en número reducido se reunían en Concejo limitado. Aún se conserva en Genicera un cántaro de madera que la tradición dice astur y un vaso de plata donde se bebía el vino después del Concejo.
 

RUTAS DE ASCENSIÓN: El Bodón es una montaña que a pesar de su aparente fiereza visto desde el norte, desde Lugueros, no presenta especiales dificultades para ser ascendido.
Dos son las bases principales de ascensión que podemos usar:
- Desde Lugueros, por la cara norte. El desnivel es mayor, 760m., pero es la vista más guapa que tiene el Bodón. Desde el mismo Lugueros se asciende buscando cualquiera de las canales que por la cara norte llevan a la cresta bajo la cumbre, desde donde se gana la misma en aproximadamente  1 hora.
Puede encontrarse una ruta más largapero menos pindia si se parte del vecino pueblo de Llamazares o de la carretera que une ambos, a ganar la cresta oeste. Otra variante atractiva es la de empezar la ascensión nada más salir de las Hoces de Nocedo, antes incluso de llegar a Tolibia, subiendo por la bonita arista este hasta la cima.
 
- Desde Valverde: desde el sur el Bodón ofrece una apariencia mucho menos fiera, la de un largo farallón rocoso de dirección este-oeste. El desnivel es algo menor, 680m. La subida es lógica, primero al cercano collado Valverde y luego por la larga cresta oeste hasta la cima. También puede comenzarse la andadura en la Collada del Coto, con lo que habremos ganado algo de altura, pero el camino es algo más largo. 
Usemos la ruta que usemos, si el dios Bodo nos lo permite, gozaremos de una de las mejores vistas de la Cordillera Cantábrica desde este auténtico vigía de los Argüellos.
 

COMUNICACIONES: La ruta normal para ascender al Bodón partiría de León siguiendo al río Torío hacia el Norte hasta el cruce de Robles de la Valcueva donde se gira a la derecha en dirección a La Vecilla, en cuya estación giraremos a la izquierda para seguir ya el curso del rio Curueño. En Nocedo queda el cruce de Valdorria y poco más allá el de la Collada de Valdeteja.
Hasta este cruce son 47 km. desde León. En este punto decidiremos la ruta de ascensión. Si lo
hacemos por Lugueros seguiremos la carretera del Curueño durante otros 6 km, y si lo hacemos por Valverde seguiremos por Valdeteja hasta dicho pueblo. Son 4 Km desde el cruce.
Para el regreso puede ser aconsejable, por la belleza del paisaje, seguir por esta última carretera hasta la mal llamada Collada de Valdeteja (Collada del Coto fue siempre su nombre) y bajar saboreando las aguas del Torío (en sentido metafórico, claro, porque enseguida bajan sucias y contaminadas) por Genicera (podemos visitar a Diego Segura), Valverdín, Getino (parada en Casa Amador) y cruzando las Hoces a Vegacervera y Matallana, retomando ya en Robles la carretera de la ida. Son 55 km desde el cruce de la carretera de Vegarada-Valdeteja a León.
Hay línea regular de autobuses de la empresa Fernández hasta Lugueros.
 

ALTERNATIVAS: Las hermosas tierras que rodean al Bodón ofrecen suficientes posibilidades para poder realizar actividades variadas. Tres son las que vamos a describir:
- Visita a Valdorria: Perdido en las alturas del Curueño, este hermoso pueblo merece una larga visita. Hasta hace no muchos años la única manera de acceder a Valdorria era a pie o en caballería, con lo que las visitas a casa de Amabilia y los tranquilos días de otoño eran fruto del esfuerzo de montañeros que eran los únicos visitantes del lugar. Hoy la carretera que parte de Nocedo permite el acceso en coche, pero, si queremos conocer de verdad estos parajes, dejaremos el coche en Nocedo y subiremos andando, como siempre.
 
Una vez en el pueblo podemos optar por ascender a la bonita Peña Valdorria (1921m.) en poco más de 1 hora, con una vista impresionante sobre las Hoces del Curueño y enfrentado al Bodón y al Huevo de Nocedo. 
Tras descansar el pueblo, accederemos por los 365 peldaños que llevan a la Ermita de San Froilán, dominando al pueblo. Cuenta la leyenda que el santo Froilán, venido a estos lugares para huir del mundanal ruido, perdió al borrico que le ayudaba en el transporte de sus pertenencias entre las fauces de un lobo. Froilán, enojado, arremetió contra el lobo, le
echó encima las alforjas del pollino y tuvo, así, al lobo como ayudante desde entónces. Todavía podemos ver al lobo inmortalizado en el escudo de la ermita. Desde la ermita, en lugar de volver por el camino del pueblo lo podemos hacer en sentido contrario, bajando hasta el arroyo de Valdecésar, por el que se llega por encima de la
hermosísima cascada de Nocedo. Con un poco de cuidado venceremos el salto y de nuevo por la carretera recuperaremos el coche en Nocedo.
De Valdorria a la Ermita tardaremos 15 minutos y de la Ermita a la cascada de Nocedo 1 hora y
media aproximadamente.

- Escalada: Si la afición que nos lleva a estos parajes se complementa por el gusto por lo vertical, podemos complementarlo con la escalada en alguno de los mejores lugares de la Cordillera
Cantábrica. Entre Nocedo y Tolibia se abren las Hoces del Curueño, también conocidas como de Nocedo o de Valdeteja. Sus impresionantes paredes calizas están surcadas por una veintena de vías y unas posibilidades inmensas para la apertura de nuevos itinerarios.
Si tiramos por la carretera que por Valdeteja y la Collada del Coto nos lleva a Genicera, nos
encontraremos tras unos 10 km. la escuela de escalada de Valverdín-Pedrosa-Genicera, que cuenta con 150 vías del 4 al 8a, perfectamente equipadas. En Genicera se encuentra, además, uno de los mejores parajes para la práctica, en invierno, de la escalada de corredores.
Si volvemos por la ribera del río Torío cruzaremos por las Hoces de Vegacervera, maravilla geológica para el escalador en roca, con sus 157 vías.

- Visita al Puerto de Vegarada: Desde Lugueros la carretera sigue durante unos 12 km hasta el puerto de Vegarada. Este puerto es uno de los rincones privilegiados de la provincia,, quizá porque la carretera que comunica con Asturias nunca se hizo y el asfalto muere aquí. Sus praderíos y fuentes bien merecen una visita tranquila, que podemos amenizar con la subida al Faro y al Huevo de Vegarada (2110 y 2156m.), o adentrarnos por el valle de Riopinos hasta las laderas del Toneo y ascender, de regreso, al Nogales (2076m.). Ambas  excursiones  y
ascensiones son fáciles y cómodas.
 
 

Guias e información Bibliográfica:
- Las montañas de León. Ramón Lozano y Santiago Morán
    Ed. Everest
 

Si necesitas quien te enseñe a disfrutar de esta zona