El enlace que se produce entre dos átomos de carbono es muy estable, y tiene la misma fuerza que entre un átomo de carbono y un átomo de hidrógeno. Esto quiere decir que se pueden formar largas cadenas de átomos de carbono, unidos unos a otros mediante enlaces simples, dobles o triples. Estas largas cadenas de carbono son la base de las moléculas biológicas.

Las cadenas de átomos de carbono pueden ser lineales, con una única fila de átomos de carbono. Los átomos de carbono son entonces primarios, si están en un extremo de la cadena, o secundarios, si están en el interior. Las cadenas pueden ramificarse, en estas cadenas ramificadas un átomo de carbono puede unirse a otros tres átomos de carbono, y es ternario o a cuatro átomos de carbono, con lo que sería cuaternario.

Si los átomos de carbono se unen entre sí y a átomos de hidrógeno, se forman hidrocarburos. Pero si además aparecen átomos de oxígeno, nitrógeno, azufre o fósforo, aumenta la complejidad de las moléculas y lo que se conoce como grupos funcionales.

Carbono primario

Carbono secundario

Carbono ternario

Carbono cuaternario

AQUÍ VA LO DE LA PESTAÑA DEL MEDIO
AQUÍ VA LO DE LA PESTAÑA DE LA DERECHA