Antecedentes históricos


Wegener y la teoría de la deriva continental

Durante los siglos XVI y XVII los cartógrafos observaron las costas de Sudamérica y África y consideraron, sin poder explicar, que parecían fragmentos de un continente mayor y que, si estos fragmentos se aproximaban, encajaban casi perfectamente, tal y como se puede ver en la imagen inferior.

encaje_africa_sudamerica
En 1885, el geólogo suizo Suess, basándose en la distribución de las plantas fósiles y los sedimentos de origen glaciar, propuso la existencia hace millones de años de un supercontinente que incluía India, África y Madagascar, añadiendo después Australia y Sudamérica. A este supercontinente lo llamó Gondwana. En aquellos tiempo, teniendo en cuenta las dificultades que tendrían las plantas para poblar continentes separados por miles de kilómetros de mar abierto, los geólogos pensaban que los continentes habrían estado unidos por puentes terrestre hoy sumergidos.
gondwana


Alfred Wegener, un geofísico y meteorológo alemán, no estaba de acuerdo con esta explicación. Tomó sus ideas del conocido hecho que África y Sudamérica parecían unirse como unas piezas de un rompecabezas. Recolectó datos de ambos continentes, y encontró que tipos de fósiles y de rocas en la costa Este de Sur América correspondían a los encontrados en la costa Occidental de África. Cuando añadió los continentes del Norte al rompecabezas, Wegener se dio cuenta que la cadena de las Montañas Apalaches en Norte América continuaban como las Montañas Caledonias en el Norte de Europa.

Para explicar estos datos, Wegener propuso la teoría de la deriva continental, en su libro Los Orígenes de los Continentes y los Océanos, publicado en Alemán en 1915. Su teoría enunciaba que todos los continentes estaban originalmente unidos en un supercontinente llamado Pangea. También decia que hace aproximadamente 200 millones de años, Pangea se separó y los continentes se movieron lentamente a sus posiciones actuales.

Alfred_Wegener_Die_Entstehung_der_Kontinente_und_Ozeane_1929

Imagen original del libro: "Los orígenes de los continentes y océanos" de A. Wegener

Cuando el libro de Wegener fue traducido al Inglés, Francés, Español, y Ruso en 1924, este fue ridiculizado por su sugerencia que los continentes se habían movido. Uno de los principales problemas de su teoría era que no proponía un mecanismo que hubiese provocado el movimiento de los continentes. ¿Cúal era la fuerza que movía los continentes? ¿De dónde venía? ¿Cuánta fuerza se necesitaba para mover un continente?.

animacionderivaconinental  Animación de la fragmentación y deriva de los continenes

irarriba

La expansión de los fondos oceánicos

En los años 1920, se creía que el fondo oceánico era plano, formando por grandes llanuras que estaban cubiertas de sedimentos.

Después de la Segunda Guerra Mundial, y por razones militares, se desarrolló una nueva ciencia, la oceanografía, durante los años 50. Los oceanógrafos estudiaron el fondo marino empleando buques oceanográficos equipados con sonar. Los mapas que mostraban los equipos de sonar pusieron de manifiesto que los fondos marinos tenían tremendos valles profundos (fosas oceánicas), grandes cadenas montañosas (dorsales ocánicas) y amplias llanuras. Los científicos documentaron la existencia de una enorme cadena montañosa en medio del Océano Atlántico, que se levantaba más de 2.000 m. sobre el fondo del mar. Otras cordilleras oceánicas fueron descubiertas en el Pacífico y en el océano Índico.

sonar
perfilatlantico

Además se descubrió que los fondos oceánicos eran muy jóvenes, no se encontraron rocas de más de 180 millones de años (la Tierra se originó hace 4.500 millones de años) y están formados por materiales volcánicos.

En el año 1.962, el geofísico Harry Hess publicó un trabajo en el que proponía que a través de las grandes cordilleras oceánicas se expulsaba magma continuamente procedente del manto y que se extendía a ambos lados formando el suelo oceánico, como una cinta deslizante. El suelo o fondo del océano se sumergía después en las grandes fosas oceánicas debajo de las costas de algunos continentes.

Las pruebas que aportó Hess no fueron sufientes para explicar la expansión del fondo del océano y el movimiento de los continentes. La prueba decisiva llegaría cuando se estudió el magnetismo de las rocas del fondo oceánico y se descubrió que a ambos lados de las cordilleras oceánicas existían bandas paralelas de rocas que tenían la misma polaridad magnética y que mostraban una simetría alrededor de las cumbres de las cordilleras oceánicas.

magnetismorocas Animación del magnetismo de las rocas del fondo oceánico

irarriba

La distribución de terremotos y volcanes en la superficie terrestre

En los años 60 se estableció una red mundial de sismógrafos para localizar los epicentros de todos los terremotos que sucedían anualmente y elaborar mapas de distribución.

Al elaborar estos mapas se descubrió que los epicentros de los terremotos se distribuían en zonas muy estrechas, llamadas cinturones sísmicos, y que coincidían con los volcanes.

terremotos

Mapa de distribución de terremotos

volcanes

Mapa de distribución de volcanes


Así, en el añó 1968, Tuzo Wilson sugirió que la superficie terrestre está dividida en grandes placas rígidas, denominadas placas litosféricas o tectónicas, y sus límites coinciden con los cinturos sísmicos y volcánicos.

irarriba
Página siguiente paginasiguiente


Página índice
indice

   
Historia Enunciados Movimiento de placas Límites del placas Interior de las placas Ciclo de Wilson Consecuencias ambientales Actividades