1. Consideraciones previas.

Afrontaremos en este tema el cálculo de las protecciones eléctricas más utilizadas en baja tensión: magnetotérmicos y fusibles.Veremos como si comprendemos su correcta elección, el cálculo de los circuitos no debería hacerse únicamente atendiendo a criterios de sobrecargas (intensidad máxima admisible por los conductores) ó de pérdida de potencia (caída de tensión). Además, hay que tener en cuenta las peligrosas corrientes de cortocircuitos, conjugando los tres factores a la vez junto con el cuarto, que es el medio de protección elegido. Esto es así, porque las secciones de los conductores hay veces que hay que elevarlas para que las protecciones a colocar protejan correctamente nuestra instalación.Un magnetotérmico o fusible mal elegido, podría hacer que una pequeña corriente de cortocircuito permaneciese 5 ó más segundos, dando tiempo a que el aislamiento termoplástico de los conductores se inflame y se origine un incendio en nuestra instalación, o que se deteriore el bobinado de un motor, quedando inservible.Enfocaremos primero el estudio de las sobrecargas y cortocircuitos, hacia los magnetotérmicos con curva de respuesta fija con el tiempo. Por lo tanto, su curva térmica y el disparo del relé magnético no serán regulables.  Las intensidades nominales de estos dispositivos de protección no regulables  no pasan de 100 A., aunque no hace mucho estaba en 63 A.Al final del tema analizaremos los magnetotérmicos regulables, tanto de tipo analógicos, como los de concepción digital, e indicaremos los pasos a dar en su proceso de elección, para proteger con ellos las canalizaciones. Sus intensidades nominales superan ya los 100 A.

Ir a índice de los apuntes