2.2 Fusibles.

La ventaja de los fusibles frente a los magnetotérmicos, es que valen poco y poseen elevado poder de corte. Los magnetotérmicos tienen la posibilidad de mayor maniobrabilidad (no funden, y cuando actúan se pueden poner en servicio de nuevo de forma manual subiendo la palanca). Hay modelos mas sofisticados que mediante un relé adicional permiten incluso el reenganche a distancia (interruptores con fusibles combinados). Los principales inconvenientes de los fusibles son:
Constitución del fusible: Interior de un fusible
Los fusibles están constituidos por un cartucho de porcelana de forma variable cuyas tapas son dos cazoletas metálicas que sostienen entre ellas a la lámina fusible.
 Dicha lámina queda en el interior del cartucho, que va relleno de polvo de sílice, que ayuda al enfriado del arco. El arco se produce cuando se funde el fusible (su lámina interna). Además de ayudar al enfriado, el polvo evita que se pueda regenerar, ya que donde hay polvo de sílice, no hay oxígeno del aire.

El fusible de la figura, aparece parcialmente lleno de polvo de sílice, para apreciar su lámina interior. La lámina fusible, funde por sobrecarga o cortocircuito. Los arcos de fusión se producen en los estrechamientos que lleva dicha lámina, por ser donde más resistencia encuentra la corriente a su paso por dicha lámina. En régimen normal dicha lámina deja pasar con facilidad la corriente, ayudando el polvo de sílice a mantener el equilibrio térmico entre el calor generado por la corriente a su paso por la lámina, y el evacuado hacia el exterior a través de dicho polvo.

Ir a índice de los apuntes