Gramática intensiva
Los verbos impersonales



Los verbos impersonales, llamados verbos defectivos, son aquéllos que sólo se conjugan en la tercera persona del singular.  Casi todos describen el tiempo meteorológico. Algunos ejemplos de este tipo de verbos son: amanecer, anochecer, granizar, llover, lloviznar, nevar, relampaguear, tronar.
Ejemplos: Cuando amanece, llegan los primeros rayos del sol.
Anochece más temprano en invierno que en verano.
La semana pasada granizó tres días seguidos.
Casi nunca llueve en Sonora.
¡Qué tiempo!  Si no llueve, llovizna.
Por aquí nieva muy poco.
¡Qué tormenta hubo anoche!  Tronó y relampagueó por horas.