Gramática intensiva
El superlativo


El superlativo se usa para hacer una comparación entre dos cosas ó más en la que se define la relación de superioridad.  Para formar el superlativo siempre es necesario el uso del artículo definido.
Ejemplos: Juan es el alumno más alto de la clase.
Los plátanos de las Islas Canarias son los mejores del mundo.
La ciudad más grande de España es Madrid.

Se usa el subjuntivo cuando se emplea el superlativo para mostrar que algo es sólo una opinión propia.
Ejemplos: Este es el mejor libro que haya leído.
El hombre más inteligente que haya vivido fue Goethe.

El superlativo absoluto se forma al añadir la terminación -ísimo/-os/-a/-as a un adjetivo o a un adverbio.  El superlativo absoluto no es comparativo, sino que lleva un sentido igual al adverbio muy enfático.
Ejemplos: ¡Esta comida es riquísima!
Los microbios son bichos pequeñísimos.
Ellos tienen una casa grandísima.
Ella canta malísimo.