Gramática intensiva
El comparativo


El comparativo se usa para hacer una comparación entre dos personas, cosas o lugares. El comparativo
más + adjetivo + que (o, menos + adjetivo + que) es el comparativo de mayor uso.
Ejemplos: Ese chico es más alto que yo.
Estas vasijas son menos caras que ésas.
Esta ciudad es más bonita que aquélla.

El comparativo más de se usa en frases afirmativas que indican una cantidad numérica.
Ejemplos: Don Rosamel tiene más de mil libros en casa.
Esa actriz se ha casado más de cinco veces.

Si la frase es negativa se usa más que y lleva el sentido de exactamente o solamente.
Ejemplos: El pobre hombre no tiene más que dos centavos.
No hay más que un dormitorio en ese piso.

El comparativo tanto + sustantivo + como se usa para indicar igualdad en una frase afirmativa, desigualdad en una frase negativa.
Ejemplos: Luis tiene tres hermanos; Juan tiene tres hermanos.
Juan tiene tantos hermanos como Luis.
Ejemplos: Tú tienes seis plumas; yo tengo tres plumas.
Yo no tengo tantas plumas como tú.

El comparativo tan + adjetivo/adverbio + como también indica igualdad o desigualdad.
Ejemplos: Ese edificio es tan alto como la Giralda.
Esta catedral no es tan vieja como ésa.
Tomás no habla inglés tan bien como Jorge.

Algunos comparativos tienen forma especial:
mejor
peor
mayor
menor
más bueno
más malo
más grande
más pequeño
Ejemplos: Estas naranjas son mejores que ésas.
Los alumnos de esa clase son peores que los de ésta.
Mi hermana es mayor que yo.
121 dividido entre once es menor que 144 dividido entre doce.